domingo, 8 de diciembre de 2019

Cuentos asturianos recogidos de la tradición oral

El cuento que conté el pasado sábado en "Esto me suena a pueblo" (RNE), en la sección CUENTOS DE VIEJAS está publicado en Cuentos asturianos recogidos de la tradición oral, una selección de cuentos tradicionales recopilados por Aurelio del Llano y que se publicó en 1924. Mi edición es de GEA, Grupo Editor Asturiano, y cuenta con una nota preliminar de José Manuel Gómez-Tabanera y un prólogo de Modesto González Cobas.


LA COLECCIÓN
A principios del S. XX, animado por Menéndez Pidal, Aurelio del Llano recorre Asturias recogiendo cuentos y otros saberes de la tradición oral popular. En 1924 publica Cuentos asturianos recogidos de la tradición oral, libro que contiene 200 cuentos. Hay dos detalles bien interesantes de esta colección: por un lado la ordenación que hace de los cuentos, los agrupa en categorías que no coinciden con el Catálogo Tipológico del Cuento Folclórico que en esos años está desarrollando Antti Aarne, pero que igualmente resulta lógica y útil; por otro lado el cuidado que pone en anotar los datos de cada informante (información muy importante y que, en colecciones similares de la época, no era habitual). Además, en general, esta colección cuenta con versiones muy interesantes, muy frescas y muy vivas: son cuentos que se contaban habitualmente (no restos de un naufragio, que es lo que parece que encontramos en otras colecciones). Esta colección de cuentos es una de las primeras colecciones relevantes recogidas en España en el S. XX. Más información aquí.

EL CUENTO
El cuento que conté el pasado sábado en la sección CUENTOS DE VIEJAS se titula "El cuélebre y el pastor" (variante de ATU 155) y fue contado por Manuela Morán, labradora de La Riera (Concejo de Colunga), el 18 de agosto de 1920, al autor del libro. El cuento se encuentra en la página 364 del libro y es el número 171 de la colección. Aquí tenéis el audio del programa (merece la pena escucharlo completo), el cuento lo tenéis a partir del minuto 17:10. O directamente aquí debajo (o aquí).


Creo recordar que un cuento similar se encontraba ya entre las Fábulas de Esopo, así que esta historia lleva más de 2.000 años acompañándonos. La versión que conté en la radio es, prácticamente, la misma que la contada por Manuela Morán hace casi cien años al folclorista Aurelio del Llano: historia, estructura, final (con su retahíla)... Quizás hay una cosa que podría haber añadido, y es que los dos animales animales que dan su opinión en el pleito son un perro y un burro viejos que han sido despreciados por el ser humano (y que personifican el principio que atraviesa este cuento: hacer el bien, con mal se paga), quizás podría haber hecho algún comentario al respecto, pues ambos argumentan que morir de hambre es injusto (pues ambos tienen hambre), y tal vez podrían argumentar que bien con mal se paga, o que si es en perjuicio del hombre, bienvenida sea la decisión del cuélebre. Igualmente el cuento funciona y se entiende muy bien tal como está contado, creo.

No dejéis de asomaros a esta colección de cuentos recogidos en Asturias, es un tesorillo. Ojalá os haya gustado el cuento y os haya resultado entretenida esta entrada.
Saludos

sábado, 7 de diciembre de 2019

Los días y los libros

Este sábado disfruté de una lectura bien enjundiosa, se trata de Los días y los libros. Divagaciones sobre la hospitalidad de la lectura, un libro que reúne varias conferencias de Daniel Goldin y que fue publicado hace unos años por la editorial Paidós. El libro está agotado y su precio en reventa de libros de segunda mano alcanza precios exorbitados (qué bien tener cerca siempre una biblioteca).


El libro reúne un total de siete conferencias que reflexionan sobre los libros, la lectura, la lengua, los cuentos, la infancia, los retos editoriales, la formación de lectores... entre otros temas. Reflexiones de un lector curioso (y de un editor muy interesante) que abren puertas a otros libros y autores, merodean certidumbres y muestran sus otras caras, afirman preguntas y sugieren dudas; pero sobre todo reflexiones escritas con un lenguaje hermoso, cercano y conciso, que avanza entre ideas y citas con firmeza y, al mismo tiempo, con cautela.
Este es un libro para leer y releer, un libro que lleno de sugerencias, reflexiones e ideas sobre las que dialogar y pensar. Un libro que es una invitación para pensar sobre la lectura y los lectores, un libro hospitalario que habla sobre la hospitalidad de la lectura, porque "Dar de leer es abrir un espacio que fractura el tiempo regular, que da serenidad, que permite la llegada de viento fresco en la habitación. También, y fundamentalmente, es dar poder a otro para que sea otro, en un doble sentido: diferente de nosotros y diferente de sí mismo." (pp. 25 y 26).
Hay unas cuantas páginas dedicadas a la oralidad y a los cuentos populares, algunas de ellas con una mirada bien interesante a partir de los estudios de Robert Darnton. Dice Goldin: "los cuentos provenientes de la narración oral, recogidos luego en la obra de Perrault, lejos de velar su mensaje con símbolos retrataban verazmente un mundo de cruda brutalidad, al mismo tiempo que establecían un espacio donde sus habitantes compartían o procesaban experiencias ordinarias" (p. 44), es decir: incestos, asesinatos, abusos, hambre, madrastras, injusticias... y continúa: "¿Podemos seguir sosteniendo que los cuentos representan simbólicamente los fuertes conflictos de la psique? (...) Estoy convencido de que es cierto lo que [Bruno Bettelheim] sostiene si hablamos de niños de hoy. Pero dudo que los niños y los adultos de antaño hayan encontrado soluciones a sus problemas, porque ellos los vivían como una representación del universo descarado que era su hábitat, no como un mensaje simbólico." (p. 45). Y más adelante continúa la reflexión: "para los narradores campesinos los cuentos no eran sólo un medio de diversión o entretenimiento: creían que eran convenientes para pensar. Los reelaboraban a su manera, usándolos para pensar. En ese proceso, infundían a los cuentos muchos significados, la mayoría de los cuales se han perdido hoy día porque estaban empotrados en contextos y situaciones que hoy no pueden recobrarse." (p. 46). Muy interesante, como podéis ver.
Como curiosidad os diré que conocí a Daniel cuando leía esa conferencia: "La invención del niño". Recuerdo aquel salón lleno de profesores, educadores, bibliotecarios, algunos narradores también... fue en México DF, en la FILIJ (noviembre del 1999), y todavía recuerdo la honda impresión que me causaron algunos pasajes de aquella conferencia. Ha sido maravilloso poder leerla tantos años después.

Como os podéis imaginar este libro que me ha interesado mucho y, por lo tanto, os lo recomiendo encarecidamente. Yo lo devuelvo la próxima semana a la biblioteca y cruzo los dedos para que pronto se vuelva a reeditar.
Saludos

lunes, 2 de diciembre de 2019

Cuentos tradicionales vascos

El cuento que conté el pasado sábado en "Esto me suena a pueblo" (RNE), en la sección CUENTOS DE VIEJAS está publicado en Cuentos tradicionales vascos, una selección de cuentos tradicionales realizada (y traducida) por Lurdes Auzmendi y Koldo Biguri. El libro está publicado por José J. Olañeta Editor en su colección "Biblioteca de Cuentos Maravillosos Érase una vez" (de esta colección traeré más títulos, seguro) y cuenta con prólogo de Bernardo Atxaga.


LA COLECCIÓN
Los 43 cuentos que reúne este libro habían sido publicados anteriormente en otras colecciones de recopilación de tradición oral del País Vasco, de Navarra y del País Vasco francés, y, en casi todos los casos, en euskera y en francés. Por lo tanto es esta una colección singular, una selección de textos elaborada por los editores y traducida al castellano para la ocasión. Lo que convierte a esta colección en una valiosa ventana por la que asomarnos a la tradición oral vasca para quienes no sabemos esas otras lenguas. 
Además la selección de textos es bien interesante, cuenta con muchos cuentecitos breves que nos permiten adentrarnos en la mirada particular de la cultura ancestral vasca. Sí, son cuentos populares, por lo tanto muchos de ellos (si no todos) aparecen igualmente recogidos en muchos otros lugares de España y del mundo, pero estos que se han recogido en el País Vasco traen la mirada y la palabra, la forma de ver y de decir el mundo, de esa vieja y rica cultura peninsular. Un lujo.

EL CUENTO
El cuento que conté el pasado sábado en la sección CUENTOS DE VIEJAS se titula "Amén" y fue contado por María Marca, de Hernani (Gipuzkoa) y recogido por Resurrección M.ª de Azkue para su libro Literatura popular del País Vasco (1942). El cuento se encuentra en la página 1 del libro y es el número 1 de la colección. Aquí tenéis el audio del programa (merece la pena escucharlo completo), el cuento lo tenéis a partir del minuto 16:10. O directamente aquí debajo (o aquí).



Como veis está narrado prácticamente igual que está recogido, sólo he incluido una frase en euskera (gracias por la ayuda, Dorleta). Me preocupaba que no se entendiera la gracia del cuento (que está en ese "amén" último) así que traslado los argumentos del cura y dejo para el final el que implica directamente al "amén" del sacristán, para que quede más cerca de la resolución del cuento (entiendo que si no tenéis el texto del libro delante y el audio reciente no vais a comprender esto que comento, pero vamos, que no es especialmente importante). 
Como el cuento es cortito me animé a contar otro, muy muy breve, titulado "La deuda del esquilador", que contó Mª Josefa Izpizua, de Gabika (Bizkaia), también para el mismo libro de Azkue. En este sí que hice un cambio en cuanto a la forma (no toqué nada de la estructura, brevísima, apenas un diálogo de cinco o seis líneas), y es que no creo que sea significativo para el cuento que el esquilador sea o no sea gitano. De hecho, si lo habéis escuchado antes de leer estas líneas, veréis que no era (relevante).

No dejéis esta deliciosa y particular colección de cuentos. Ojalá os haya gustado el cuento y os haya resultado entretenida esta entrada.
Saludos

jueves, 28 de noviembre de 2019

El Valle de la Deseada

En estos días traigo al blog el libro El Valle de la Deseada, del cuentista Digo Magdaleno, publicado por Palabras del Candil en su colección "1001 Noches" (de hecho es el número 8 de dicha colección). Como algunos de vosotros ya sabéis esta editorial está dedicada a la publicación de libros y cuentos de narradores orales, es un proyecto que fundamos entre ocho amigos y entusiastas de la palabra dicha allá por 2005 y que, a estas alturas, cuenta con unos 50 títulos en catálogo.
La colección "1001 Noches" interpela directamente a lectores jóvenes y adultos y es un lugar ideal para encontrarse con textos como El Valle de la Deseada, una novela que incluye un buen puñado de cuentos de la tradición oral. Pero dejadme que os hable del libro.


El Valle de la Deseada nos cuenta la historia de Miguel o, más bien, Felipe, "una persona huyendo de su presente, alejándose de él para convertirlo en su pasado (...) un personaje que no ha elegido ser el protagonista" (p. 9), tal como afirma el narrador en las primeras páginas. Un viaje que comienza como una huida y que acaba siendo la realización de un propio camino en pos de un destino propio.
Y este viaje implica una búsqueda personal (en cuanto a su ser y a su forma de relacionarse con los otros –ay, que suena muy empingorotado, es que no quiero dar pistas–), pero también un hallazgo de una voz propia, articulada a partir de la tradición oral, y que le sirve para acabar siendo un narrador oral. Así pues, en ese doble viaje (que acaba siendo, a la postre, dos caras de un mismo viaje), acompañamos a Felipe a lo largo del libro.
En sus páginas encontramos historias de amor poderosas; aventuras y misterios de esos que te tienen pegado al libro; cuentos fantásticos de la tradición oral; personajes inolvidables como Felipe, María Castaña, Joao, Saturnino, Manuel, las Marimantas...; y un lugar hermoso, la Sierra de Huelva, donde transcurren sus historias y viven sus protagonistas. Esta Sierra (sus gentes, costumbres, paisajes y pueblos) acaba siendo casi un personaje más de la novela.
Además de la lectura emocionante de la historia (las historias) y los casi 30 textos recogidos de la tradición oral que incorpora la novela, el libro cuenta con otro detalle de mucho interés para quienes nos dedicamos a la narración oral: podemos ver de primera mano cómo una persona que conocía cuentos, que disfrutaba escuchándolos y contándolos, acaba siendo un narrador oral que vive de ello. Seguro que muchos de nosotros, de nosotras, nos sentimos identificados en algunos de los momentos que vive Felipe (dando con la propia voz, buscando repertorio, viviendo con nervios y emoción las primeras funciones...).
En suma, una novela que he disfrutado mucho y cuya lectura os recomiendo.
Saludos

domingo, 24 de noviembre de 2019

La sombra del olvido

El cuento que conté el pasado sábado en "Esto me suena a pueblo" (RNE), en la sección CUENTOS DE VIEJAS está publicado en La sombra del olvido, vol. II, Tradición oral en el Somontano occidental de Barbastro, una publicación que reúne textos de la tradición recogidos en 1999 por Sandra Araguás, Nereida Muñoz y Estela Puyuelo, que publica el Instituto de Estudios Altoaragoneses de la Diputación de Huesca. Hay al menos otro libro (que tengo en casa) de esta colección de recopilación de tradición oral en Huesca.


LA COLECCIÓN
El libro incluye textos de narrativa (relatos de ficción, chistes, leyendas, historia oral, etc.), dances y bailes, géneros dramáticos y géneros menores (adivinanzas, trabalenguas, refranes, dichos...), además de otros textos de creación popular. Ah, y también incluye un cedé en la trasera de la cubierta.
La parte que más me interesa, la de los cuentos, reúne un total de unos 130 cuentos, muchos de ellos breves, muy frescos y de muy buen humor. 
Creo que es un libro valioso por la fotografía que hace de cómo estaba de viva la tradición oral en esa zona de la provincia de Huesca a finales del S. XX, pero también un libro bien interesante para quienes trabajamos con la palabra dicha porque trae un buen puñado de recursos (repertorio, variantes, estilos...).

EL CUENTO
El cuento que conté el pasado sábado en la sección CUENTOS DE VIEJAS se titula "Los tres cabrititos", y es una variante de un cuento popular muy conocido "Los siete cabritillos", conocido como tipo "El lobo y los cabritillos" (ATU 123). El cuento se encuentra en la página 37 del libro y es el número 6 de la colección. El cuento fue contado por Antonio Zamora Bistuer, de 91 años, en Colungo. Aquí tenéis el audio del programa (merece la pena escucharlo completo), el cuento lo tenéis a partir del minuto 15:00. O directamente aquí debajo (o aquí).


Sobre esta variante os comento alguna cosa que me parece muy interesante.
Por un lado que en vez de 7 cabritillos hable de 3 es, en mi opinión, una manera de normalizar un cuento, de hacerlo algo más verosímil, porque ¿una cabra puede parir siete cabritillos o es más creíble, más posible, más verosímil, que pueda parir tres? Además, si os fijáis, no están en una cabra, sino que están en un "cerrao", en un corral, vamos que el narrador popular ha ubicado el cuento en el territorio que habita y que conoce, donde las cabras pueden parir hasta tres chivillos y están encerradas en un corral. Ah, y donde la cabra no va a comprar, que va a pastar (o a hacer lo que haga una cabra). Y el cabritillo chico no se esconde detrás de un reloj... Veis, son detalles de "racionalizar" el cuento, de hacerlo veraz. Estas cosas suceden con los cuentos y cuando das con una variante así resulta muy interesante.
Por otro lado el final es fabuloso, la idea de que el lobo muere y acaba llegando al mar donde se lo comen los tiburones es una sorpresa completa, una delicia.
Como veis, una versión bien entretenida y jugosa.

No dejéis de asomaros a esta colección de La sombra del olvido, seguro que encierra muchas y muy interesantes sorpresas. Ojalá os haya gustado el cuento y os haya resultado entretenida esta entrada.
Saludos

sábado, 23 de noviembre de 2019

Lágrimas en los tejados

Esta mañana comencé y terminé Lágrimas en los tejados, la primera novela escrita por Sandra Araguás, cuentista, folclorista, escritora y amiga, y publicada en la editorial SinCabeza. Por cierto, mi ejemplar pertenece a la segunda edición.


Este libro nos cuenta la historia de Ana, una mujer muy apegada a su abuelo, a quien acompaña en los últimos meses de su vida. Este tiempo en el que transcurre la novela se va desplegando en saltos a otros momentos y a otras voces que nos van contando la historia de Pilar y de Antón, un joven matrimonio que tiene que separarse cuando los militares sublevados contra la II República llegan a Bielsa para, al igual que han hecho con otros pueblos cercanos, arrasar con todo y con todos. Y así, tejiendo con distintas voces narrativas, recuerdos e instantes, se va elaborando la urdimbre de esta novela por la que desfilan un completo plantel de personajes bien interesantes (los padres de Ana, Mariano, Josefina, Martín, la señora Trufau...) y de historias bien hermosas.
Como muchos ya habréis imaginado en el corazón de esta historia late un hecho histórico, la Bolsa de Bielsa, la defensa numantina que en muy gran desventaja sostuvieron los republicanos frente a los militares sublevados contra la República. Y es que hay una gran protagonista, sin ser personaje ni hecho, que atraviesa el libro de la primera a la última página, se trata de la memoria. La memoria común, lo que sucedió, lo que vivimos, como fundamento para edificarnos en el presente y seguir caminando hacia el mañana. Somos lo que recordamos. Por eso no es baladí que Antón esté atenazado por el olvido, como tampoco lo es que Ana acabe asumiendo esa historia (que incluso ha llegado a odiar en algún momento) y acabe conviviendo con ella y aprendiendo de ella; e incluso acabe preservándola. Esa memoria fijada en los recuerdos y en las piedras de las casas, en las palabras que repite la lumbre en las chimeneas. Es bien interesante la recreación histórica que la autora ha hecho de aquellos días aciagos (seguro que no pocos paseos y entrevistas por la zona están detrás de tan afinada recreación), de aquella resistencia que permitió, en condiciones durísimas, la evacuación de la población civil.
Antes de terminar esta nota de lectura, dos breves cuestiones. Una, sobre la estructura: he disfrutado esta armazón coral del libro, esta arquitectura que huye de una propuesta lineal, acaso más sencilla, y se atreve con una suma de miradas y momentos, aportando hondura a la historia y espesor literario a la trama. Y dos, sobre el propio libro: el libro como objeto está muy cuidado, tapa dura, ilustración de cubierta de Alberto Gamón, papel de buen gramaje, tamaño de letra cómodo, caja generosa... da mucho gusto leer libros tan bien hechos.
Una lectura bien emocionante que os recomiendo.
Saludos

lunes, 18 de noviembre de 2019

Los cuentos que me contaron por el camino de don Quijote

El cuento que conté el pasado sábado en "Esto me suena a pueblo" (RNE), en la sección CUENTOS DE VIEJAS está publicado en Los cuentos que me contaron por el camino de don Quijote, una selección de 177 cuentos de entre los miles que recogió Javier Villafañe cuando vino a España en la década de los 80 del pasado siglo para recorrer los caminos de don Quijote. Esta edición está publicada por la editorial Palabras del Candil.


LA COLECCIÓN
Este libro no es una colección de cuentos tradicionales recogidos por un experto del folclore, como algunos de los libros que he recomendado en las últimas semanas, pero lo traigo aquí porque incluye un buen puñado de cuentos tradicionales. Os cuento la historia del libro y entenderéis mejor esto que cuento. En la década de los 80 el escritor y titiritero argentino Javier Villafañe vino a España con sus títeres para recorrer los caminos por los que transcurrieron las aventuras de don Quijote; cuando llegaba a un pueblo iba hasta el colegio y se ofrecía para hacer una función de títeres, a cambio, los niños y niñas le "pagaban" escribiéndole un cuento. Así fue como recogió a lo largo de su periplo unos 50.000 cuentos de niños y niñas de La Mancha en esos años. De aquellos cuentos recogidos se hizo una selección y se publicaron 177.
Muchos de estos cuentos son inventados, pero muchos otros son textos de la tradición oral (que todavía estaba muy viva en esos años y en esa zona), algunos, de hecho, son pequeñas joyitas.

EL CUENTO
El cuento que conté el pasado sábado en la sección CUENTOS DE VIEJAS se titula "La gallina en el pino", y es una variante de un cuento popular muy conocido "La mierla y la zorra" (ATU 56A). El cuento se encuentra en la página 147 del libro y lo escribió Juan Miguel Nuño Mejía, un niño de 12 años, en el municipio de Viso del Marqués. Aquí tenéis el audio del programa (merece la pena escucharlo completo), el cuento lo tenéis a partir del minuto 17:07. O directamente aquí debajo (o aquí).


Sobre esta versión que he contado hay poco que comentar. Me gusta mucho el cuento tal cual está recogido y sólo he hecho una elisión al final, concretamente no cito a ninguna divinidad (no creo que sea necesario). Ah, no pude resistirme y una vez terminado el cuento añadí otro final (quizás el más conocido) de este mismo cuento.

No dejéis de curiosear en este libro, es bien sabroso. Ojalá os haya gustado el cuento y os haya resultado de interés la entrada.
Saludos

domingo, 17 de noviembre de 2019

El cuentacuentos

Acabo de terminar de leer El cuentacuentos, novela escrita por Antonia Michaelis, traducida por Margarita Santos y publicada por FCE en su colección de narrativa "A través del espejo". El libro, por cierto, tiene una historia: lo compró Daniel Goldin para leerlo en el vuelo desde México cuando vino a participar en el Seminario de Formación Continua y, como se llevaba varios libros de vuelta (y mucho peso para la maleta), decidió dejar este aquí, de hecho me dijo que tal vez, sin saberlo, lo había comprado para dármelo a mí (que soy un cuentista). Qué cosas pasan.


La novela nos cuenta la historia de Anna y Abel, dos jóvenes en el último curso de instituto antes de pasar a la universidad. Abel es un muchacho muy misterioso y con una vida bien complicada: menor de edad y con una hermana más pequeña a su cargo, teniendo que estudiar (es un año decisivo) y, al mismo tiempo, trabajar en lo que sea para que ambos puedan sobrevivir; a todo esto hemos de añadir que Abel está acuciado por los servicios sociales que han detectado que sucede algo irregular en esa familia. Por otro lado Anna, de buena familia, con recursos y buena estudiante.
Y ojo, no se trata de una previsible historia de amor adolescente, es más bien un thriller en el que esa historia tiene importancia pero en la que otros sucesos (y giros inesperados) jalonan el hilo narrativo (que acaba conteniendo un buen puñado de muertos, tráfico de drogas, prostitución, celos, etc.). Hay, además, algunos momentos muy impactantes dentro de la trama (brutal la angustia en la caseta del guardabotes y, más adelante, cuando Anna se pierde en la tormenta de nieve).
¿Por qué se titula El cuentacuentos? Aquí va la explicación: la trama de la novela sucede paralela a la narración de un cuento que Abel va contando a Micha (su hermana) y Anna, en dicho cuento (que se maneja en el ámbito de lo simbólico/metafórico) van apareciendo claves para entender los sucesos de la novela. El maridaje funciona a las mil maravillas: refresca y completa la acción, la carga de contenido y aporta su granito de arena a la oscuridad de la historia.
El final de la novela resulta bastante duro, te golpea fuerte, y logra que no puedas dejar de pensar en la historia, en sus personajes, en algunas situaciones complejas y difíciles, en las acciones y sus consecuencias. Creo que es también una novela muy valiente y con algún punto controvertido (insisto: especialmente en el momento de la casa del guardabotes, lo que allí sucede y cómo lo vive Anna).
En verdad es una novela que me ha tenido muy enganchado y que he leído con mucho gusto. Un libro que os recomiendo.
Saludos

lunes, 11 de noviembre de 2019

Cuentos castellanos de tradición oral

El cuento que conté el pasado sábado en "Esto me suena a pueblo" (RNE), en la sección CUENTOS DE VIEJAS está publicado en Cuentos castellanos de tradición oral, una selección de cuentos populares recogidos por Joaquín Díaz, que cuenta con prólogo y estudio de Maxime Chevalier. Esta colección está publicada por la editorial Ámbito.
Si escucháis el audio comprobaréis que conté otro cuentecito (sí, fueron dos cuentos en esos seis minutos), hablo también con más detalle del mismo al final.


LA COLECCIÓN 
Este librito incluye 63 cuentos recogidos por el músico y folclorista Joaquín Díaz en la provincia de Valladolid. Son cuentos muy frescos, bastante breves en general, con variantes interesantes y muy fáciles para contar. El libro cuenta con un prólogo al libro (breve pero muy enjundioso) y unas notas a los textos (bastante completas e imprescindibles para cuentistas) de Maxime Chevalier. Las notas ocupan 50 páginas (un tercio del libro) y nos dan pista de dónde podemos encontrar cuentos similares en otras colecciones (bendito ATU).

EL CUENTO
El cuento que conté el pasado sábado en la sección CUENTOS DE VIEJAS se titula "El arroz del soldado", y es una variante de un cuento popular muy conocido "Sopa de piedra" (ATU 1548), así que por una confusión con estos dos títulos, el audio al final lo denominamos: "Sopa de arroz". El cuento se encuentra en la página 71 del libro (y lleva el número 37 de la colección). Aquí tenéis el audio del programa (merece la pena escucharlo completo), el cuento lo tenéis a partir del minuto 16:44. O directamente aquí debajo (o aquí).


Si echáis un vistazo al libro veréis que la versión que he contado es bastante fiel al texto que incluye, por lo que no tengo mucho que contar. Me gusta más la versión más conocida del cuento ("Sopa de piedra"), es uno de mis cuentos favoritos y hablo con bastante detalle sobre este cuento en esta entrada en el blog que os recomiendo (especialmente si os interesan los cuentos populares).

Por cierto, atendiendo a una petición al programa conté además una versión (una de las muchas que hay) del cuento de "La zorra y el lobo pescador" (ATU 2), también conocido como "La zorra y las sardinas" o, como dijo la oyente, "El sardinero y la zorra". No sé a vosotros, pero a mí me ha emocionado escuchar la petición –se le quiebra la voz al recordar que su abuela le contaba ese cuento cuando era niña– y ha sido un placer contar este cuentito extra.

No dejéis de asomaros a este libro lleno de buenas historias. Ojalá os haya gustado el cuento y os haya resultado de interés la entrada.
Saludos

martes, 5 de noviembre de 2019

"Contar" en Peonza

Acaba de salir el número 130 de la revista de literatura infantil y juvenil Peonza (el número de octubre de 2019), y en su página 102 incluye una completa reseña de Contar, el libro sobre narración oral que escribí para A buen paso y que cuenta con unas maravillosas ilustraciones de Andrea Antinori. La reseña es estupenda y viene firmada por Manuel Castaño Crespo, ¡muchas gracias!
Haciendo clic sobre la fotografía esta se amplía y podréis leer el texto sin problemas.


Saludos