miércoles, 9 de enero de 2019

Los días pequeños en Revista BLI

Acaba de publicarse el primer número de la revista online y trimestral Revista BLI. Está dirigida por Jessie S. Martin, quien es, además, la administradora del Blog de Literatura Infantil (BLI) que da nombre y soporte a dicha revista.



En este primer número se incluye (en la página 36) una estupenda reseña de Los días pequeños. Tenéis la reseña en este enlace o, directamente, aquí debajo.


De cualquier manera os recomiendo que echéis un vistazo a la revista (que podéis leer y descargar completa en este enlace), es un trabajo estupendo.
Saludos

martes, 8 de enero de 2019

Ordesa

Hace unos días que terminé de leer Ordesa, el libro de Manuel Vilas que ha publicado Alfaguara y que está considerado como uno de los títulos más importantes del pasado año en España.


Desde el primer momento, desde las primeras páginas, el lector es consciente de que está enredándose en una lectura poderosa y atípica, una especie de memorias en las que pasado y presente se trenzan para ir armando el tejido narrativo. Esta urdimbre se va articulando mediante una voz particularísima de un narrador en primera persona, trasunto del propio autor, que se cuenta (desde lo que sabe y desde lo que no sabe) y que, de alguna manera, también nos cuenta a nosotros. A saltos entre los recuerdos, los silencios, las inquietudes del presente... y la historia personal y familiar van sumándose páginas y momentos gozosos de lectura. Y mientras esto sucede se despliega ante nosotros este país (décadas 60, 70 y 80, sobre todo, aunque la historia llega hasta el propio 2015), un país lleno de pequeñas historias como Ordesa y que se nos muestra desde la atinada mirada de este, insisto, particular narrador.
Hay varias cosas que me han sorprendido de este libro pero hay una que, especialmente, me ha hecho levantar la vista de sus páginas en varias ocasiones: es el contraste entre lo que se va contando (en ocasiones tan duro, tan bañado de tristeza y melancolía, tan plagado de ausencias) y la sensación que va uno teniendo mientras lee: un intenso amor por los seres queridos. Sí, es extraño, pero esta ha sido en no pocas ocasiones una lectura triste que me provocaba emociones alegres y que alentaba las ganas de vivir y de abrazar a los míos. Qué contraste tan sorprendente. Qué hallazgo.
Podéis encontrar reseñas muy completas de este libro en los suplementos culturales más importantes de nuestro país (en Babelia, en El Cultura, en ABC...).
Una lectura que he disfrutado mucho y que os recomiendo.
Saludos

viernes, 21 de diciembre de 2018

Lo que pensamos, lo que hicimos

Esta semana leí Lo que pensamos, lo que hicimos, una novela escrita por Lea -Lina Oppermann, traducida por L. Rodríguez López y publicada con el cuidado que habitualmente pone en su catálogo por la editorial Lóguez.


La verdad es que esta es una condenada novela. Me explico: el miércoles a primera hora de la mañana la abrí para echarle un vistazo y, cuando me di cuenta, estaba completamente atrapado por su lectura ¡y no pude levantarme del sillón hasta que no terminé de leerla!
El libro está narrado a tres voces: Mark Winter, Fiona Nikolaus y A. Filler, personajes y también protagonistas, van turnándose para ir contando la historia a modo de carrera de relevos: en el punto en el que uno la deja (con sus propios pensamientos, su mirada, sus acciones...) el otro la retoma y continúa (también con sus propios pensamientos, mirada, acciones...). Y así, saltando de narrador en narrador, va avanzando una trama trepidante y sorprendente.
En las primeras páginas uno piensa que la historia va a girar alrededor de un amok y de cómo sus protagonistas lo viven (sorprenden la hondura y verosimilitud de los pensamientos y sucesos que se van relatando en estos primeros momentos. Quien esto escribe era un lector tragando saliva a cada párrafo). Sin embargo la autora da un paso más allá y sorprende a propios (personajes de la novela) y extraños (lectores y lectoras) con una serie de sucesos que nos hacen olvidar que estamos en medio de un amok y nos invitan a reflexionar sobre la complejidad de las relaciones entre las personas y la mirada sobre los otros (y de los otros sobre nosotros). Un libro que despoja a sus personajes de sus parapetos formales y los deja desnudos frente al espejo de los ojos de los otros. (Y de alguna manera también nos despoja a nosotros de nuestras máscaras y nos pone frente a un espejo).
En suma, un libro fantástico que os recomiendo.
Ah, y su autora ¡sólo tiene un año más que mi hijo mayor! Condenada novela, condenada Lea-Lina. No pienso perderle la pista.
Saludos

jueves, 20 de diciembre de 2018

La princesa de las remolachas

Hace ya unos meses que leí La princesa de las remolachas y otros cuentos populares inéditos, un libro que cuenta con una selección de los cuentos populares que recogió Franz Xaver von Schönwerth en el S. XIX en Alemania y que ha editado Erika Eichenseer. El libro está publicado por la editorial Alba en su colección Clásica.


Fue el narrador grancanario Néstor Bolaños quien me recomendó este libro por la particular calidad de sus historias. Y tenía razón. La historia de estos cuentos bien merece ser aquí contada.
En 2009 la folclorista Erika Eichenseer descubrió en el archivo municipal de Regensburg más de 500 cuentos recogidos por Franz Xaver entre 1857 y 1859, cuentos que habían sido olvidados. Estos textos quedaron oscurecidos por la popularidad de los hermanos Grimm y sus colecciones de cuentos y leyendas, por eso el propio recopilador acabó por desistir de su publicación y los guardó. Y ahí reside una de sus peculiaridades: estos cuentos son textos en bruto, anotados tal cual han sido contados (con olvidos, con recreaciones, sin pasar por el tamiz de lo políticamente correcto...), son diamantes sin pulir que incluyen elementos que no aparecen habitualmente en otras colecciones similares.
De esos 500 cuentos la editora seleccionó 73 y los publicó en este libro, armando así una colección bien interesante, con versiones, detalles, imágenes, variantes... muy ricas y sugerentes.
Este es un material muy recomendable para quienes nos dedicamos a contar cuentos.
Un libro que os recomiendo.
Saludos

miércoles, 19 de diciembre de 2018

Disparen al humorista

Esta mañana terminé Disparen al humorista. Un ensayo gráfico sobre los límites del humor, un libro sorprendente escrito e ilustrado por Darío Adanti (uno de los creadores de la revista Mongolia) y publicado por Astiberri.


Sorprende este libro. Sorprende por su formato (cómic), por la seriedad con la que aborda el tema del humor, por la hondura de sus reflexiones, por la exquisita selección de citas (qué erudición), por no esquivar ningún charco... Sorprende este libro porque no es un cómic para leer y guardar en la estantería: es un ensayo para tener siempre a mano y volver a consultar una y otra vez. Porque el humor siempre está a nuestro lado, en nosotros.


Para quienes trabajamos con la palabra dicha sin un guion fijado (como ocurre cuando contamos cuentos) leer ensayos como este resulta una tarea más que recomendable, imprescindible. Reflexionar sobre el humor (¿qué es?, ¿cómo funciona?), cuál es su lugar entre nosotros (y en qué situación se encuentra actualmente) y si tiene o no (o si debe tener o no) límites, es un ejercicio, más estimulante, necesario. En verdad hay un montón de citas, reflexiones, argumentos... que uno no deja de rumiar tras la lectura.
Os dejo aquí este vídeo en el que Darío Adanti conversa con Andreu Buenafuente sobre este libro.



Un libro que os recomiendo.
Saludos

jueves, 13 de diciembre de 2018

"Los días pequeños" en Calco

Pero qué cosas más bonicas dicen M. Cruz y Charo, las amigas de FIRA Educación, de Los Días Pequeños. en el nuevo número de la revista Calco (¡el número 22 ya!). Emocionado estoy, muchas gracias.


Tenéis la revista aquí, no dejéis echar un vistazo.
Saludos

miércoles, 12 de diciembre de 2018

Los "girovaghi cantastorie" del Palazzo Cosentini

Palmira, bibliotecaria en la Biblioteca de Castilla La Mancha, me manda un email contándome que en Ragusa (Sicilia) hay un palacio barroco llamado Palazzo Cosentini conocido por la decoración de las ménsulas de sus balcones (buscad en internet, es impresionante). Bien, pues parece ser que uno de dichos balcones está dedicado a un grupo de narradores que se dispone a contar (mirad, lo explica aquí), la traducción, más o menos, sería esta: "En el primer balcón puedes ver diferentes figuras conformando un grupo de narradores que se detienen poco antes de actuar. La figura central tiene un rollo en su mano, tal vez el guion; a sus costados los amigos acompañantes, con flautas, mandolinas y tambores."

Fotografía de Giuseppe Leone, tomada de aquí

Una razón más para visitar Italia. Muchas gracias Palmira.
Saludos

lunes, 10 de diciembre de 2018

Del hueso de una aceituna

Hace ya unas semanas que leí un librito delicioso y, acaso, imprescindible para quienes andamos trabajando con textos de la tradición oral, se trata de Del hueso de una aceituna. Nuevas aproximaciones a la literatura oral, de Antonio Rodríguez Almodóvar, publicado por la editorial Octaedro.


El libro, además de ser un breve y preciso acercamiento de carácter teórico y práctico a los textos de la tradición oral y de hablar sobre el placer de contar y escuchar, da mucha información para saber más sobre el cuento folclórico (como núcleo y centro entre los géneros mayores) y da pistas para trabajar con él (para recopilarlo desde el aula, por ejemplo) y a favor de él.
Hace también una clasificación de géneros (ese esquema de dos páginas es para imprimir en grande y tenerlo siempre frente a la mesa de trabajo) y dedica gran parte del libro a aportar un repertorio básico (con ejemplos para cada uno de 63 géneros de textos orales).
Hay, por supuesto, un montón de frases que he subrayado. Aquí os dejo sólo una para despertar el apetito: "El cuento, pues, constituye y desarrolla el mecanismo de representación y de simulación. En su virtud, puede decirse que sugiere tanto o más de lo que expresa. Un dispositivo, en suma, que capacita la mente para entender una cosa y sobrentender otra, captar un mensaje directo y otro indirecto, oculto." (p. 32)
Un libro que os recomiendo encarecidamente (especialmente si os interesan los cuentos contados y la tradición oral en general).
Saludos cordiales

domingo, 25 de noviembre de 2018

La España vacía

Por fin he podido leer con calma La España vacía. Viaje por un país que nunca fue, un libro escrito por Sergio del Molino y publicado por la editorial Turner Noema. El libro, publicado en abril de 2016, ha tenido una excelente acogida entre lectores (en octubre de 2017 iba por la undécima reimpresión) y críticos: hay muchas excelentes reseñas de este libro (por ejemplo esta de Antonio Muñoz Molina en Babelia; o esta de Andrés Barba en ElCultural; o esta de Fernando R. de la Flor en ABC Cultural) y también alguna crítica negativa (como esta de Jesús Cuadrado en CuartoPoder).


He disfrutado mucho del libro: de lo que cuenta y de cómo lo cuenta. Me gusta mucho la mirada que tiene este autor (al que sigo desde hace años en prensa y en redes sociales), una mirada que a veces me descoloca y me obliga a replantearme cuestiones que daba por claras (esto es para mí siempre resulta muy valioso) y que otras veces confirma argumentos en los que yo mismo ando enredado.
Este libro es un paseo por la historia y el paisaje de este país que, al menos, son dos países (la España rural y la España de las ciudades), y también es la tentación de un relato que tienda y consolide puentes entre ambas Españas.
El tema, como os podéis imaginar, me ha interesado mucho, y no sólo como habitante de estas Españas, sino como autor y narrador. De hecho en las últimas páginas del ensayo hay un buen puñado de referencias a músicos, cantantes, poetas, escritores... que articulan ficciones que plantean miradas nuevas sobre esa España vacía y una nueva relación entre ambas Españas. Soy consciente de que, como autor, tengo muchos libros que se mueven por esos derroteros (sin ir más lejos el último de los que tengo publicados: Los días pequeños), pero sobre todo soy consciente de que en los últimos años en mi trabajo como narrador oral transito también propuestas similares, y no soy el único, somos muchos los cuentistas profesionales (recordemos: oficio que nace en la década de los 80 básicamente en ciudades, por eso hay estudiosos que nos llaman narradores urbanos) que hemos vuelto la mirada a los textos de la tradición oral y hemos los habilitado para que, de nuevo, esa palabra vieja, ancestral, vuelva a ser también palabra dicha. En este sentido es interesante recordar que en 2011, cuando pregunté a unos 70 cuentistas cuántos cuentos tradicionales tenían en su repertorio apenas unos pocos contestaron que alguno o varios. Hoy en día mi percepción es muy distinta, en estos años quienes disfrutamos escuchando cuentos hemos sentido un redescubrimiento de estos textos de la tradición por parte de los profesionales, por eso me atrevo a decir que la mayoría de los cuentistas profesionales en la actualidad tengan varios cuentos tradicionales en su repertorio, cuentos que se contaron y que, afortunadamente, vuelven a contarse.
En fin, y volviendo al libro, en verdad ha sido una lectura apasionante y muy interesante (¡y enganchosa!). Sí, se trata de un libro que me ha encantado y que os recomiendo encarecidamente.
Saludos

jueves, 15 de noviembre de 2018

Del color de la leche (otra vez)

Acaba de publicarse un nuevo número de la revista Había Una Vez, el 27, un monográfico dedicado a las mujeres y la LIJ (con un completo dossier de autoras e ilustradoras chilenas). Una vez más colaboro con la revista recomendando una lectura. En esta ocasión se trata de Del color de la leche, de Nell Leyshon, publicado por Sexto piso, un libro del que ya he hablado antes en este blog.
Aquí os dejo la revista, en verdad bien interesante:


Y aquí tenéis el enlace directo a mi recomendación o, si lo preferís, os dejo el texto debajo de la foto.


"En 2012 la escritora inglesa Nell Leyshon publicó Del color de la leche. Un año después se publicó en España de la mano de la editorial Sexto Piso, con traducción de Mariano Peyrou y un prólogo (bien interesante) de Valeria Luiselli.
En este libro se cuenta la historia de Mary, una muchacha de una familia muy humilde formada por la madre, el padre, el abuelo y las cuatro hijas, que pasan todo el día trabajando para poder apenas subsistir. El título del libro hace referencia al pelo blanco (del color de la leche), rasgo particular de la protagonista, quien, además, es coja. Quizás porque el padre considere que esto último hace que Mary sea menos capaz para el trabajo en el campo, es enviada a la casa del sacerdote para que cuide de su esposa convaleciente. Esa casa está apenas a un kilómetro de la suya y es como si se hubiera marchado al otro lado del mundo. De este modo parece que Mary escapa de una vida dura y golpeada para vivir en un mundo más regalado (incluso puede uno pensar: más humano).
La novela cuenta con la voz narradora particular y poderosa de la propia Mary quien, en primera persona y por su propia mano, nos va contando los hechos que relata tal cual ocurrieron. Una voz honesta, veraz, perseverante, atinada y, sobre todo, una voz que deja constancia de la vida que muchas mujeres han vivido a lo largo de la historia y viven también en estos días.
Creo que son pocas las ocasiones en las que un lector, una lectora, puede ver y sentir de manera tan evidente, tan deslumbrante, tan dolorosa, la estructura de poder machista que una y otra vez ejerce la violencia contra las mujeres, que las afrenta, que las agrede, que las golpea. Que las asesina.
Es esta un lectura enganchosa, que nos atrapa desde las primeras páginas. Una lectura que cuenta con unos personajes magistralmente perfilados (y completamente verosímiles) que hacen avanzar sin pausa, sin tregua, una historia perfectamente tramada. Y, sobre todo, una lectura que, según se suceden las páginas, nos hace contener la respiración y nos impide despegarnos del libro hasta la última línea.
En conclusión, se trata de un libro absolutamente deslumbrante, uno de esos libros maravillosos que han venido para quedarse, un clásico contemporáneo que os recomiendo encarecidamente y que, os garantizo, no podréis olvidar una vez hayáis leído."

Saludos