lunes, 11 de noviembre de 2019

Cuentos castellanos de tradición oral

El cuento que conté el pasado sábado en "Esto me suena a pueblo" (RNE), en la sección CUENTOS DE VIEJAS está publicado en Cuentos castellanos de tradición oral, una selección de cuentos populares recogidos por Joaquín Díaz, que cuenta con prólogo y estudio de Maxime Chevalier. Esta colección está publicada por la editorial Ámbito.
Si escucháis el audio comprobaréis que conté otro cuentecito (sí, fueron dos cuentos en esos seis minutos), hablo también con más detalle del mismo al final.


LA COLECCIÓN 
Este librito incluye 63 cuentos recogidos por el músico y folclorista Joaquín Díaz en la provincia de Valladolid. Son cuentos muy frescos, bastante breves en general, con variantes interesantes y muy fáciles para contar. El libro cuenta con un prólogo al libro (breve pero muy enjundioso) y unas notas a los textos (bastante completas e imprescindibles para cuentistas) de Maxime Chevalier. Las notas ocupan 50 páginas (un tercio del libro) y nos dan pista de dónde podemos encontrar cuentos similares en otras colecciones (bendito ATU).

EL CUENTO
El cuento que conté el pasado sábado en la sección CUENTOS DE VIEJAS se titula "El arroz del soldado", y es una variante de un cuento popular muy conocido "Sopa de piedra" (ATU 1548), así que por una confusión con estos dos títulos, el audio al final lo denominamos: "Sopa de arroz". El cuento se encuentra en la página 71 del libro (y lleva el número 37 de la colección). Aquí tenéis el audio del programa (merece la pena escucharlo completo), el cuento lo tenéis a partir del minuto 16:44. O directamente aquí debajo (o aquí).


Si echáis un vistazo al libro veréis que la versión que he contado es bastante fiel al texto que incluye, por lo que no tengo mucho que contar. Me gusta más la versión más conocida del cuento ("Sopa de piedra"), es uno de mis cuentos favoritos y hablo con bastante detalle sobre este cuento en esta entrada en el blog que os recomiendo (especialmente si os interesan los cuentos populares).

Por cierto, atendiendo a una petición al programa conté además una versión (una de las muchas que hay) del cuento de "La zorra y el lobo pescador" (ATU 2), también conocido como "La zorra y las sardinas" o, como dijo la oyente, "El sardinero y la zorra". No sé a vosotros, pero a mí me ha emocionado escuchar la petición –se le quiebra la voz al recordar que su abuela le contaba ese cuento cuando era niña– y ha sido un placer contar este cuentito extra.

No dejéis de asomaros a este libro lleno de buenas historias. Ojalá os haya gustado el cuento y os haya resultado de interés la entrada.
Saludos

martes, 5 de noviembre de 2019

"Contar" en Peonza

Acaba de salir el número 130 de la revista de literatura infantil y juvenil Peonza (el número de octubre de 2019), y en su página 102 incluye una completa reseña de Contar, el libro sobre narración oral que escribí para A buen paso y que cuenta con unas maravillosas ilustraciones de Andrea Antinori. La reseña es estupenda y viene firmada por Manuel Castaño Crespo, ¡muchas gracias!
Haciendo clic sobre la fotografía esta se amplía y podréis leer el texto sin problemas.


Saludos

domingo, 3 de noviembre de 2019

Les cent millors rondalles populars

El cuento que conté el pasado sábado en "Esto me suena a pueblo" (RNE), en la sección CUENTOS DE VIEJAS está publicado en Les cent millors rondalles populars, una selección de cuentos populares recogidos en Cataluña, editados y publicados por Joan Amades en la editorial Selecta en dos pequeños y manejables volúmenes.


LA COLECCIÓN
Esta selección de cuentos populares pretende ser una muestra de la riqueza y variedad de los cuentos de la tradición oral recogidos en Cataluña, así como de su universalidad (en cuanto a lo común que tienen con todos los cuentos recogidos en el resto de España y en otras culturas y países) y de sus rasgos particulares.
Yo tengo la primera edición (el primer volumen se publicó en 1948 y el segundo volumen en 1949) y, aunque está algo fatigada, siempre resulta muy placentero asomarse a sus historias.
No leo catalán habitualmente, y aunque nací en Barcelona mi lengua materna fue el castellano. Aun así el catalán me resuena muy cercano y, sin saber hablarlo, lo entiendo cuando lo escucho y, con un poquito de empeño, también cuando lo leo. De todas maneras me ocurre con el catalán como con otras lenguas cercanas (portugués, gallego, italiano, asturiano, aragonés...) en cuanto llevo un tiempo escuchándolo/leyendo resulta bastante comprensible (otra cosa es que tratara de escribir un texto en esas otras lenguas, eso lo veo muy difícil –por no decir osado, atrevido, imposible–; pero entenderlo, eso sí, eso es otra cosa).
Ah, para cualquier duda utilizo el diccionario de S. Albertí, es estupendo.
Digo todo esto para que entendáis que esta no es una colección que leo o releo a menudo (no por nada, es por la sencilla razón de que leo mucho más rápido en castellano, ¡y hay tanto por leer!), pero sí es una colección de cuentos que consulto cuando ando detrás de versiones distintas de cuentos en los que trabajo. Es una lástima que no tenga los cuentos clasificados según el ATU (pero también es, hasta cierto punto, lógico, pues justo en esos años comenzaban a aparecer las primeras publicaciones así ordenadas) pues eso me facilitaría manejar y trabajar con esa colección.

EL CUENTO
El cuento que conté el pasado sábado en la sección CUENTOS DE VIEJAS tiene un título con el que no ando muy conforme (porque rompe la sorpresa final del cuento) y, por lo tanto, lo voy a titular "Hermano rico, hermano pobre" (más adelante os pongo el título del libro, pero antes os recomiendo que escuchéis el cuento). El cuento se encuentra en la página 152 del primer volumen. Aquí tenéis el audio del programa (merece la pena escucharlo completo, de verdad), el cuento lo tenéis a partir del minuto 15:40. O directamente aquí debajo (o aquí).


Antes de seguir leyendo espero que hayáis escuchado ya el audio del cuento.
Dejando de un lado lo del cambio del título (y que he contado el cuento en castellano, claro) creo que he respetado bastante la versión que publica Joan Amades en su colección. Así que no tengo mucho más que comentar. 
En cuanto al título original del cuento, este es: "Per què l'aigua del mar és salada", pero como os podéis imaginar, si os digo el título antes de escuchar el cuento el final resulta algo previsible y pierde gran parte de su sorpresa. En el audio podéis ver cómo Ciudadano García se sorprende al escucharlo. Y sí, claro, es un cuento etiológico que explica por qué el mar es salado, pero lo explica casi de casualidad y gracias a otra historia que es el núcleo fuerte del cuento.
Por eso, si yo fuera a contar este cuento delante de un público tendría dos opciones: no decir el título hasta haber terminado de contarlo, o, si tuviera que decir el título antes, no diría el que viene en el libro y buscaría otro (como el que he sugerido) que velase la sorpresa final.

No dejéis de curiosear en este hermoso libro y su colección de historias. Ojalá os haya gustado el cuento y os haya resultado de interés la entrada.
Saludos

El infinito en un junco

Hace unas semanas leí, en un suplemento cultural, una elogiosa reseña de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, un libro escrito por Irene Vallejo y publicado por la editorial Siruela en su Biblioteca de ensayo. A esta escritora la conocí por un hermoso artículo publicado en la web de AEDA: "Hilo de voz", y desde entonces no he dejado de leer las columnas que escribe para El Heraldo de Aragón. Por eso, en cuanto vi la oportunidad, compré el libro y me puse a leerlo.


El infinito en un junco es un libro sobre la invención de los libros en la antigüedad, un libro que nos recuerda que somos seres de palabras, animales que se alimentan de historias, y que la preservación de esas historias ha sido una cuestión vital para el ser humano. Por eso en este libro se habla de narración oral (mucho y de manera muy hermosa), de memoria (y de la escritura que trata de conservarla), de lectura en voz alta, de palabra y pensamiento, de libros (tablillas, rollos, etc.), de bibliotecas (absolutamente maravilloso todo lo que cuenta), de librerías, de amanuenses y copistas, de lectores y lectoras... y de cómo la escritura y los libros han sido nuestros mejores y más fieles aliados y nos han permitido establecer un diálogo a lo largo de los siglos con autores e ideas (y lo que eso ha supuesto para la humanidad).
Es muy interesante todo lo que cuenta Irene Vallejo, pero es que además es muy hermoso cómo lo cuenta, mucho. Y en este sentido me ha impresionado leer un texto tan bien documentado, tan profuso, tan lleno de datos e información pero, al mismo tiempo, un texto escrito de manera ágil (con esa aparente sencillez que es tan difícil y complejo lograr) de lectura muy amena ¡y muy enganchosa! En ocasiones tiene uno la sensación de estar atrapado por un libro de viajes lleno de anécdotas, curiosidades, aventuras.
Ocurre además que este libro está lleno de verdad y emoción: cada página transmite una gran alegría, una sincera fascinación, una honda emoción por lo que cuenta. Hasta tal punto es así que su lectura resulta ser un feliz contagio, sí, cada vez que tenía un rato para sentarme a leer El infinito en un junco era como si se desplegara ante mí un tiempo de recreo y retomara un viaje maravilloso y lejano en el que estaba embarcado.
Como os podéis imaginar el libro también ha estimulado próximas nuevas lecturas, especialmente de libros clásicos y ensayos que leí hace mucho tiempo o que tenía pendientes. Ya los tengo encima de mi mesa esperando su turno.
Ah, y no me resisto a terminar esta breve nota de lectura sin, al menos, incluir un par de citas (tengo el libro muy subrayado y lleno de anotaciones) sobre narración (pongo dos pero podría poner veinte, y todas maravillosas). Aquí van:

"En tiempos de palabras aladas, la literatura era un arte efímero. Cada representación de esos poemas orales era única y sucedía una sola vez. Como un músico de jazz que a partir de una melodía popular se entrega a una apasionada improvisación sin partitura, los bardos jugaban con variaciones espontáneas sobre los cantos aprendidos. Incluso si recitaban el mismo poema, narrando la misma leyenda protagonizada por los mismos héroes, nunca era idéntico a la vez anterior." (p. 95)

"Somos los únicos animales que fabulan, que ahuyentan la oscuridad con cuentos, que gracias a los relatos aprenden a convivir con el caos, que avivan los rescoldos de las hogueras con el aire de sus palabras, que recorren largas distancias para llevar sus historias a los extraños. Y cuando compartimos los mismos relatos, dejamos de ser extraños." (p. 401)

Esta lectura ha sido un regalo. Y este libro es un tesoro. No sé qué más deciros para que escapéis de los días y sus trabajos y os adentréis entre sus páginas. Leedlo. Os lo recomiendo encarecidamente.
Saludos

lunes, 28 de octubre de 2019

Contáronmelo pa que lo contara

El cuento que conté el pasado sábado en "Esto me suena a pueblo" (RNE), en la sección CUENTOS DE VIEJAS está sacado de Contáronmelo pa que lo contara, un libro escrito por Milio'l del Nido en el que ha pasado a escrito cuentos de tradición que le llegaron de viva voz y que cuenta él de manera habitual. El libro está escrito en asturiano, cuenta con ilustraciones de Ana Luz Rodríguez y está publicado por la editorial Trabe.


LA COLECCIÓN
Este libro recoge 25 cuentos, en su mayoría provenientes de la tradición oral, que formaban parte del repertorio de Milio'l del Nido y Manolo de la Cabén, dos asturianos que nos enamoraron con sus cuentos cuando aparecieron por el Maratón de Cuentos de Guadalajara hace ya unos cuantos años. 
Desde entonces tengo asociada la lengua asturiana como uno de los trajes que mejor le quedan al cuento contado, y como muestra, este libro, que a pesar de ser un libro (y por lo tanto el texto está escrito) mantiene mucha de la frescura y la ligereza de lo dicho, de lo oral.
He tenido la fortuna de escuchar muchas de estas historias de viva voz narradas por Milio y Manolo, por eso para mí leer este libro es una suerte de feliz recuerdo; pero para quien no haya disfrutado de estos dos grandes cuentistas, el libro puede ser una puerta que da a un territorio hermoso y fascinante, el de los cuentos contados y, también, el de la bella lengua asturiana.

EL CUENTO
El cuento que conté el pasado sábado en la sección CUENTOS DE VIEJAS es el titulado "El Güercu", está en la página 39 del libro. Aquí tenéis el audio del programa (merece la pena escucharlo completo, de verdad), el cuento lo tenéis a partir del minuto 15:50. O directamente aquí debajo (o aquí).


Si podéis cotejar el texto escrito con lo contado, veréis que, salvando que uno está en una lengua y otro en otra, apenas hay diferencias. Sólo una que es consciente, en el cuento del libro habla de "calvu de mierda", no sé si aquí aporta mucho la palabra malsonante (trato de evitarlas siempre en mis narraciones salvo que sean significativas), por eso decidí sustituirla. En el cuento el Güercu usa la palabra "mierda" porque está enfadado (y tiene mucho sentido cuando el cuento se escucha y se ve al narrador contando, porque queda reforzada con aspavientos y gestos del cuentista), pero para esta ocasión ya me encargo yo de que el público sepa que está enfadado y sustituyo esa palabra. Ya me diréis si el resultado os parece convincente.

No dejéis de disfrutar a este hermoso libro y su colección de historias que parecen sonar cuando las lees. Ojalá os haya gustado el cuento y os haya resultado de interés la entrada.
Saludos

jueves, 24 de octubre de 2019

Feliz Día de la Biblioteca

Son muchos los motivos por los que siento que el Día de la Biblioteca es una fiesta que me toca muy de cerca. Hoy, 24 de octubre de 2019, sólo voy a daros cuatro razones que tienen mucho que ver con mi oficio, el de contar cuentos.


Porque la biblioteca es tierra fértil para la palabra dicha.
Porque la biblioteca es el lugar donde se preservan las historias que fueron, que son y que serán.
Porque la biblioteca es la nueva plaza del pueblo, el lugar al que acude gente de todo tipo y condición para contar y escuchar historias.
Y, sobre todo, porque la biblioteca es también nuestra casa.

¡Feliz Día de la Biblioteca!

lunes, 21 de octubre de 2019

Reseña de "Contar"

Me llega desde el País Vasco esta reseña que ha publicado la querida Dorleta Kortazar en la Revista Puntua y en la que recomienda Contar, el libro que escribí para A buen paso y que cuenta con unas ilustraciones fantásticas de Andrea Antinori.
Dorleta ha tenido la gentileza de hacer una traducción al castellano (debajo de la foto la tenéis).


"APRENDER A CONTAR
No andaré muy desencaminada si digo que este libro pasará a ser un referente en el mundo de la narración oral. Trata del oficio de narrar, de viva voz, frente a públicos muy diversos. Es de lectura imprescindible para quien quiera dedicarse a contar cuentos. Aunque es un libro dirigido a los y las más jóvenes, quizá precisamente por eso es tan hermoso también para el público adulto. El autor se dirige directamente al lector, nos propone cuestiones y situaciones que nos hacen reflexionar, y nos invita a jugar desde la primera página.
Habla de la importancia de la fantasía, del placer de imaginar, de la emoción de crear historias y del gozo de compartirlas. Nos descubre todas las claves que necesitamos saber para contar una buena historia: qué contar, de dónde sacamos las historias, cómo trabajarlas, aprender a mapear, buscar las palabras adecuadas, aspectos a tener en cuenta... Una herramienta muy valiosa para trabajar con niños, niñas y jóvenes, un acercamiento para iniciarnos en esto de contar.
El autor del libro es Pep Bruno. En este libro ha querido compartir lo aprendido, vivido y enseñado a lo largo de 25 años como narrador oral, de una manera amena y agradable.
A pesar de que en el libro se subraye continuamente la importancia de la palabra, es impresionante la fuerza que tienen las ilustraciones de Andrea Antinori. Las ilustraciones responden juguetonas a los textos del autor, con mucho humor, buscando la complicidad del lector.
Al final del libro se recogen datos históricos y referencias bibliográficas, por si se quiere profundizar en el tema.
Se acabaron las excusas. A partir de ahora no podremos decir “es que yo no sé contar cuentos”. Y de paso, ¡animemos a nuestros peques a que nos cuenten! Porque escuchar también es un placer."

Muchas gracias, Dorleta.
Saludos

La mujer del pez

El cuento que conté el pasado sábado en "Esto me suena a pueblo" (RNE), en la sección CUENTOS DE VIEJAS está sacado de La mujer del pez y otros cuentos tradicionales de la provincia de Guadalajara, un libro con cuentos recogidos en la provincia de Guadalajara, y que fueron reunidos y editados por Eulalia Castellote y José Manuel Pedrosa, y que publicó la editorial Palabras del Candil.


LA COLECCIÓN
Esta colección de cuentos recogidos en un periodo que abarca desde finales de los años 70 del pasado siglo hasta prácticamente los primeros años del siglo XXI reúne una colección de 95 cuentos. Quizás debido a la duración del proceso de recogida el resultado es una irregular colección en la que nos encontramos, por un lado, con cuentos de gran riqueza y detalle, y por otro, con fragmentos o cuentos apenas esbozados. Sea como fuere, a través de las historias recogidas en este libro podemos vislumbrar cómo era la riqueza del repertorio y el vigor de la tradición oral en tierras de Guadalajara.
Para saber más sobre este libro os recomiendo esta completa reseña escrita por José Ramón López de los Mozos.
Como curiosidad os comento que el libro lleva el título de "La mujer del pez" porque este es un cuento particularmente extraño que sólo se ha recogido en España en esta ocasión (es más, es un cuento muy esquivo del que sólo sabemos de algunas otras versiones registradas en Puerto Rico, República Dominicana, Cuba y Haití).

EL CUENTO
El cuento que conté el pasado sábado en la sección CUENTOS DE VIEJAS es el titulado "La tía Anacleta en el cementerio", está en la página 136 del libro. Aquí tenéis el audio del programa (merece la pena escucharlo completo, de verdad), el cuento lo tenéis a partir del minuto 16:10. O directamente aquí debajo (o aquí).



Como podéis observar (si leéis el cuento y escucháis el audio) he cambiado por completo el inicio del cuento: los dos "valientes" que protagonizan el cuento no pasaban por ahí, sino que hacen una apuesta diciendo que son capaces de ir por la noche al cementerio. Hago esto porque considero que lo entronca directamente con la tradición de "valentones" ridículos que apuestan que son capaces de ir al cementerio y, una vez allí (los que llegan), están sin valor y pasan una noche espantosa (a veces por un clavo que engancha su capa, otras veces por una zarza, etc.) que en ocasiones les deja el pelo cano o, incluso, les hace morir de miedo.
Al hacer este pequeño cambio en el texto creo que me alejo un paso del chiste y me acerco un paso al cuento. Pero es sólo una decisión personal. Seguramente el cuentito contado tal cual se recogió funciona también perfectamente.
El resto de la historia, como podéis comprobar, sigue más o menos la misma estructura y el final, por sorprendente (y bobo) resulta muy divertido (creo que en el audio esto es evidente).

No dejéis de disfrutar a este particular libro y su estupenda colección de historias. Ojalá os haya gustado el cuento y os haya resultado de interés la entrada.
Saludos

viernes, 18 de octubre de 2019

Mis Viernes de los cuentos

Hoy vuelvo al Viernes de los Cuentos de Guadalajara, hoy cuento en casa. Y digo que cuento en casa porque cuento en Guadalajara, pero también porque cuento en el Viernes, que es el lugar donde conté por primera vez (4 de febrero de 1994, fecha del primer viernes), el lugar donde quedé herido de palabra dicha y también el lugar donde me fui fogueando como cuentista (pues el formato de los tres primeros años acabó convirtiéndose en mi escuela de narración, o al menos una de ellas).


Cuento algo de historia de los Viernes de los Cuentos en este breve texto, por si te apetece saber algo más sobre esta programación estable de cuentos para público adulto, los espacios en los que se ha celebrado y los dos formatos distintos que ha tenido a lo largo de estos años.
Si no está mal hecho el recuento (gracias Ana por ayudarme a desentrañar el lío de fechas/recuerdos) esta será la sexta vez que paso por este escenario (en su formato actual, que en los tres primeros años prácticamente no fallé en ninguna ocasión).
  • Mi primera vez fue en diciembre de 1998, cuando el Viernes se celebraba en el Centro Cívico (Edificio Negro) y hay por ahí un vídeo familiar que lo atestigua y muchos buenos recuerdos (algunos de aquellos cuentos sobreviven aún en el espectáculo Siéntate y entra). 
  • En el escenario del IES Brianda de Mendoza he contado en varias ocasiones. La primera fue en diciembre de 2000, muchos de los cuentos que conté en esa ocasión se mantienen vivos en el espectáculo Palabras que cuentanComo Pep en el agua y en Siéntate y entra. 
  • En enero de 2006 volví a contar en el Viernes de los Cuentos. Recuerdo que conté la primera parte de Viejos cuentos de nuevo y guardo alguna anécdota muy divertida de aquel momento (había un niño entre el público que en un momento que yo decía que dos personajes habían echado siete polvos y el niño preguntó a su padre en voz alta –tan alta que se oyó en toda la sala– ¿siete qué? Qué momento).
  • Enero de 2013 fue la última función que se hizo en el escenario del IES Brianda de Mendoza y yo fui el narrador que cerró ese espacio. Fue una función muy emocionante. Tengo notas de aquella función y sé que conté el espectáculo Cuentos para tres.
  • Y por último, ya en el escenario del CMI Eduardo Guitián conté en octubre de 2015 el espectáculo Este cuento vino a mí, vino a mí, vino, a mí. Recuerdo que fue la primera función para público adulto a la que asistió mi hijo pequeño Miguel.
Y hoy, con motivo de mis 25 años de cuento, vuelvo al Viernes, vuelvo a casa. Estoy feliz.
Saludos

lunes, 14 de octubre de 2019

Cuentos populares de la Madre Muerte

El cuento que conté el pasado sábado en "Esto me suena a pueblo" (RNE), en la sección CUENTOS DE VIEJAS está sacado de Cuentos populares de la Madre Muerte, una selección de cuentos que tienen a la Muerte como protagonista, y que fue reunida y editada por la querida Ana Cristina Herreros (Ana Griott para los cuentistas) y publicada por la editorial Siruela.


LA COLECCIÓN
De esta colección de cuentos ya he hablado en este blog hace unos años y, tal como dije ahí, me parece que este es un gran libro, un libro necesario y, sobre todo, un libro que mira a la muerte a los ojos y nos invita a disfrutar de la vida. No, no es un libro de cuentos de miedo, es un libro lleno de vida.
La selección de cuentos me parece muy acertada y la edición es estupenda, mimando todos los detalles, como suele ser habitual en Siruela.

EL CUENTO
El cuento que conté el pasado sábado en la sección CUENTOS DE VIEJAS es el titulado "El peral de la Tía Miseria", está en la página 129 del libro. Aquí tenéis el audio del programa (merece la pena escucharlo completo, de verdad), el cuento lo tenéis a partir del minuto 15:55. O directamente aquí debajo (o aquí).



Este es uno de los cuentos más conocidos, contados y difundidos de la tradición oral, un cuento que habla de la vida y de la muerte, pero también un cuento etiológico (en el sentido de que explica algo que sucede en el mundo –y que no voy a desvelar, para eso escuchad el cuento).
Hay muchas versiones de este cuento, esta que he traído tiene interés para mí por, al menos, dos motivos: para empezar porque es una versión corta (y para el programa de radio, ya sabéis, eso importa bastante) y para continuar porque es una versión que se acerca a otro cuento también muy conocido y difundido por toda Europa, el de Jack y la Muerte (del que os recomiendo una versión maravillosa del querido Tim Bowley publicada por OQO), pues incide en lo que sucede cuando la Muerte no puede hacer su trabajo. 
Espero que os haya gustado esta versión de "El peral de la Tía Miserias" que he contado y que está recogida en Valencia.

No dejéis de disfrutar de este libro maravilloso y su maravillosa colección de historias. Ojalá os haya gustado el cuento y os haya resultado de interés la entrada.
Saludos