jueves, 15 de noviembre de 2018

Del color de la leche (otra vez)

Acaba de publicarse un nuevo número de la revista Había Una Vez, el 27, un monográfico dedicado a las mujeres y la LIJ (con un completo dossier de autoras e ilustradoras chilenas). Una vez más colaboro con la revista recomendando una lectura. En esta ocasión se trata de Del color de la leche, de Nell Leyshon, publicado por Sexto piso, un libro del que ya he hablado antes en este blog.
Aquí os dejo la revista, en verdad bien interesante:


Y aquí tenéis el enlace directo a mi recomendación o, si lo preferís, os dejo el texto debajo de la foto.


"En 2012 la escritora inglesa Nell Leyshon publicó Del color de la leche. Un año después se publicó en España de la mano de la editorial Sexto Piso, con traducción de Mariano Peyrou y un prólogo (bien interesante) de Valeria Luiselli.
En este libro se cuenta la historia de Mary, una muchacha de una familia muy humilde formada por la madre, el padre, el abuelo y las cuatro hijas, que pasan todo el día trabajando para poder apenas subsistir. El título del libro hace referencia al pelo blanco (del color de la leche), rasgo particular de la protagonista, quien, además, es coja. Quizás porque el padre considere que esto último hace que Mary sea menos capaz para el trabajo en el campo, es enviada a la casa del sacerdote para que cuide de su esposa convaleciente. Esa casa está apenas a un kilómetro de la suya y es como si se hubiera marchado al otro lado del mundo. De este modo parece que Mary escapa de una vida dura y golpeada para vivir en un mundo más regalado (incluso puede uno pensar: más humano).
La novela cuenta con la voz narradora particular y poderosa de la propia Mary quien, en primera persona y por su propia mano, nos va contando los hechos que relata tal cual ocurrieron. Una voz honesta, veraz, perseverante, atinada y, sobre todo, una voz que deja constancia de la vida que muchas mujeres han vivido a lo largo de la historia y viven también en estos días.
Creo que son pocas las ocasiones en las que un lector, una lectora, puede ver y sentir de manera tan evidente, tan deslumbrante, tan dolorosa, la estructura de poder machista que una y otra vez ejerce la violencia contra las mujeres, que las afrenta, que las agrede, que las golpea. Que las asesina.
Es esta un lectura enganchosa, que nos atrapa desde las primeras páginas. Una lectura que cuenta con unos personajes magistralmente perfilados (y completamente verosímiles) que hacen avanzar sin pausa, sin tregua, una historia perfectamente tramada. Y, sobre todo, una lectura que, según se suceden las páginas, nos hace contener la respiración y nos impide despegarnos del libro hasta la última línea.
En conclusión, se trata de un libro absolutamente deslumbrante, uno de esos libros maravillosos que han venido para quedarse, un clásico contemporáneo que os recomiendo encarecidamente y que, os garantizo, no podréis olvidar una vez hayáis leído."

Saludos

sábado, 10 de noviembre de 2018

Historia de Todos (otra vez)

En estos días he releído Historia de Todos, un fantástico libro de cuentos escritos por Héctor Gómez Navarro que ha publicado A buen paso y que cuenta con unas maravillosas ilustraciones de Ina Hristova. Ya escribí un nota de lectura de este libro hace unos años (en este mismo blog) y me reafirmo en la calidad de sus tramas, el poderío de sus personajes, la hondura de sus historias, la pulcritud de su estilo... y ahora también puede uno incidir en la belleza de su actual formato: sí, los libros son más que una palabra detrás de otra, este es un ejemplo bien palpable. La calidad y exquisitez con que Arianna Squilloni ha publicado esta colección de cuentos hace que la experiencia de su lectura sea, más si cabe, un puro acto de disfrute (qué importante es el placer estético, qué felicidad transmite la belleza).


Lean Historia de Todos, leánla, háganse un regalo, dense un buen rato de placer.
Saludos

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Dos libros que vuelven, ¡qué bien!

Estoy feliz, muy feliz, porque después de unos cuantos años agotados acaban de reimprimirse dos de mis libros álbum más queridos, se trata de Libro de contar y La noche de los cambios, con ilustraciones de Mariona Cabassa y Lucie Müllerová respectivamente, y ambos publicados (y republicados ahora) por la editorial OQO.


El Libro de contar se agotó rápidamente. Por aquel entonces (2007) había muy pocos libros de este tipo (de la tradición de libros de contar) y, aunque en la actualidad es posible encontrar unos cuantos, este libro álbum sigue siendo fantástico para contar, cantar, mostrar (las ilustraciones de Mariona son absolutamente deslumbrantes) y jugar (porque texto e ilustración invitan al juego).
Por otro lado La noche de los cambios fue un libro que conté durante años y que me regaló muchos momentos felices con lectores y escuchadores. Fue uno de mis cuentos estrella, cuentos que funcionaban en cualquier momento y con todo tipo de público, uno de esos cuentos por los que me siguen preguntando años después de dejar de contarlos. No se me ocurre mejor motivo para volver a incorporarlo en mi repertorio que su vuelta a las librerías.
La republicación de estos dos títulos es el inicio de la realización de esta noticia de la que os hablaba en julio: la intención de la editorial OQO de volver a publicar mis títulos agotados (nota en el blog que, por cierto, obtuvo miles de visitas en un par de días).
Quiero agradecer el empeño de Yolanda Bausela para que todo esto ocurriera y las gestiones de la gente de OQO (con Marisa a la cabeza) para que todo llegara a buen puerto.
Insisto, estoy feliz, muy feliz.
Saludos

viernes, 26 de octubre de 2018

Nace "Iberoamérica de cuento"

Después de varios meses de trabajo (el tiempo que hemos tardado en materializar un sueño) hoy, por fin, ve la luz el podcast mensual "Iberoamérica de cuento", un proyecto que hemos puesto en marcha cuatro amigos y cuentistas profesionales (Nicole Castillo y Andrés Montero, de Compañía La Matrioska (Chile), Manuel Castaño, de Légolas CE (España) y yo mismo) empeñados en seguir difundiendo la buena nueva de la palabra dicha a los cuatro vientos.
Este podcast pretende ser un espacio de y para la palabra. En él conversaremos con profesionales de la narración oral del ámbito iberoamericano, hablaremos sobre sus trayectorias, procesos creativos, ámbitos de trabajo, panoramas en sus países, etc. También habrá lugar para hablar de espacios de cuentos, para conversatorios, para entrevistas con otras personas del ámbito artístico, para recomendaciones y, como no podía ser de otra manera, para cuentos contados. Todo preparado con cariño y esmero a lo largo de los días para que cada mes tengáis un nuevo programa a vuestra disposición en las plataformas de podcast más importantes (Apple, iVoox, Spreaker, Overcast, Pocker Casts, Spotify...) donde podéis suscribiros y/o descargarlo y/o escucharlo... También podéis escucharlo directamente en la web de emilcar.fm/decuento.
Os aseguro que detrás de algo tan aparentemente sencillo como un podcast hay mucho (¡mucho!) trabajo y muchos detalles en los que enredarse, por eso puedo garantizaros que no habríamos llegado a buen puerto sin la ayuda técnica y los sabios consejos de Jota (Javier Soler) y sin el respaldo de Emilio Cano y la plataforma de podcast emilcar.fm. Muchas, muchas gracias a los dos. Igual que quiero agradecer a mi hermano Joan su generosidad al componer, grabar y cedernos melodías y cortinillas musicales para todo el programa. Y antes de terminar los agradecimientos quiero mencionar a mi buen amigo Juan Solo, con quien he paseado durante doce años por un par de emisoras de radio y quien, sin duda, me inoculó este veneno de las ondas.
"Iberoamérica de cuento" tiene cuenta en Twitter y página en Facebook por si queréis estar al día de las novedades que os vayamos contando. También podéis comentar y valorar cada programa en la plataforma que sigáis o escribirnos para contarnos lo que consideréis a decuento@emilcar.fm.
Esperamos ir puliendo y mejorando programa a programa (es todo un aprendizaje), de momento aquí va la primera entrega para la que contamos con la narradora colombiana Hanna Cuenca, el cuentero costarricense Rodolfo González, el cuentero cubano Aldo Méndez, las bibliotecarias de Las Rozas Carmen Jiménez y Alicia Orden, la cuentera argentina Maribel García y la editoria italiana afincada en Barcelona Arianna Squilloni. Ojalá os resulte de interés.
Saludos

martes, 23 de octubre de 2018

Feliz Día de la Biblioteca

Un año más el 24 de octubre celebramos el Día de la Biblioteca. Un año más tengo me sobran los motivos para dar las gracias a bibliotecas y bibliotecarias por su enorme labor, su dedicación y su empeño por trabajar en favor de una sociedad más plural, más culta, más democrática, más crítica.
Gracias, bibliotecarias, bibliotecarios, por tanto.


Os recomiendo un par de entradas sobre bibliotecas: esta en el blog de Bibliotecasenda, y esta en este mismo blog.

domingo, 21 de octubre de 2018

Los días pequeños en CanalLector

El libro Los días pequeños no deja de darme alegrías. El pasado viernes se publicó en Canal Lector una hermosa reseña del libro en la que dicen cosas como "Todos esos instantes mágicos brotan entre las páginas de esta breve pero intensa antología, modelada con el gusto y la sensibilidad de un narrador impecable" y, además, lo puntuaron con la máxima valoración.
No dejéis de leer la reseña.


Saludos

miércoles, 10 de octubre de 2018

Entrevista en ElDiario.es

Alicia Avilés Pozo me entrevistó hace una semana para ElDiario.es en su edición de Castilla la Mancha con motivo de mi participación en La Senda del Cuento, el programa de narración oral en Toledo que este año celebra su tercera edición. Podéis leer la entrevista completa en este enlace.


Como os podéis imaginar estoy muy contento.
Saludos

martes, 2 de octubre de 2018

En la contra de el Diario de Teruel

Ayer salí en la contra de el Diario de Teruel, me entrevistó Diego Sanz después de haber estado el sábado contando en Monreal del Campo. Qué alegría, muchas gracias. Aquí podéis leer la entrevista en su web.


Saludos

lunes, 24 de septiembre de 2018

III Andariego

El próximo sábado 29 celebraremos la tercera edición del Andariego, la Revista Caminada de Cabanillas del Campo, organizada por el Ayuntamiento y la Biblioteca, y en la que la memoria popular y la narración oral se dan la mano para acompañarnos en un paseo de palabra.


Esta edición está dedicada a los animales domésticos y cuenta, como es habitual, con cuatro paradas en las que un informante y una narradora nos contarán historia y cuento relacionados con el tema de la revista. El recorrido será ameno y breve (el de la pasada edición rondó los cinco kilómetros y, en esta ocasión, no creo que lleguemos a los dos) y hablaremos de galgos, animales en las casas y explotaciones ganaderas.
Para esta edición contaremos con la colaboración de los informantes Félix Blanco, Daniel Sanz, Julia Moratilla y Alfonso Herranz, y las narradoras Cheles López, Concha Soria, Ángeles Maestre y Victoria Espada.
En este enlace en la web del Ayuntamiento tenéis más información sobre el recorrido, pero lo que sí debéis tener claro es que comenzaremos a las 12,00 en punto en la plaza Julio Biosca, en el antiguo Ayuntamiento.
Allí nos vemos.
Saludos

sábado, 15 de septiembre de 2018

Del ritmo

Estoy leyendo Contar es escuchar. Sobre la escritura, le lectura y la imaginación, un libro que reúne ensayos, conferencias, artículos... de Ursula K. Le Guin, que ha sido traducido por Martín Schifino y publicado por Círculo de Tiza. Está siendo una delicia leerlo, lo hago a saltos, elijo los textos por los títulos y voy de un lado a otro del libro, pero sobre todo está siendo fantástico descubrir a esta autora que escribe maravillosamente y leer artículos tan poderosos, interesantes, sugerentes, ricos... En verdad ha sido toda una sorpresa (muy muy grata).

Os escribo ahora una breve nota sobre uno de los textos que he disfrutado, se trata de "La pregunta que más me hacen". Además de estar plagado de perlas hace unas reflexiones al final que son deslumbrantes. Pero antes os comparto algunas de las perlas, todas muy útiles para quienes nos dedicamos a contar historias:
"Podemos pensar y hablar de cosas que no son así y nunca fueron así, o que nunca existieron, pero podrían. Podemos inventar, suponer e imaginar. Todo ello se mezcla con la memoria. Así que somos los únicos animales que contamos historias." (p. 354)
"El arte es técnica: todo arte es siempre y de por sí producto de la técnica; pero en la verdadera obra de arte, antes y después de la técnica, hay algo esencial, un centro perdurable del ser, que es aquello que la técnica moldea y muestra y libera." (p. 351)
"Para un narrador el mundo está lleno de historias, y cuando una histora está presente, lo está, y sólo hace falta estirar la mano y cogerla.
Luego hay que ser capaz de dejar que se cuente a sí misma.
Primero hay que ser capaz de esperar. Esperar en silencio. Esperar en silencio y escuchar. Al acecho de la melodía, la visión, la historia. No hay que forcejear con ella ni empujarla, sino esperar, escuchar y estar listo para cogerla cuando se acerca. Se trata de un acto de confianza." (p. 351)

En el ensayo habla (entre otras muchas cosas) de cómo llegar a una historia, de cómo pasar de la idea a la historia, y del proceso de escribir esa historia (ella es escritora y habla, sobre todo, de escritura), pero en el momento en el que, según Ursula K. Le Guin, parece que el engranaje se pone a funcionar y el escritor empieza a escribir de manera que la historia fluye aparece un término bien interesante: el ritmo. Y el punto de partida para este concepto es una carta que Virginia Woolf escribió a su amiga Vita Sackville West y en la que dice: "El estilo es algo muy sencillo: es simplemente una cuestión de ritmo. Una vez que lo tienes, es imposible que te equivoques con las palabras. Pero, por otra parte, aquí estoy a media mañana, llena de ideas, con revelaciones y todo eso, y no puedo usarlas porque me falta el ritmo adecuado." Y desde este punto la autora del ensayo dice: "Debajo de la memoria y la experiencia, debajo de la imaginación y la invención, debajo de las palabras, como sugiere Woolf, existen los ritmos que rigen el movimiento de la memoria y la imaginación y las palabras; y la tarea del escritor [sustitúyase por el narrador] es descender hasta las profundidades necesarias para poder sentir ese ritmo, hallarlo, moverse a su compás, conmoverse con él y permitir que mueva a la memoria y la imaginación a encontrar las palabras."

Si nos centramos en el ámbito de la oralidad resulta muy evidente la cuestión del ritmo, ya sea un ritmo estructural, ya sea un ritmo formal, como tan bien explica Luis Correia Carmelo en la voz "ritmo" del Diccionario de narración oral en la web de AEDA. Analizamos las historias contadas de viva voz a partir de su trama (y su articulación), la cadencia de sus frases y palabras, sus silencios, el ritmo de lo contado, el cursus de la narración... Pero si nos fijamos en lo que dice Virginia Woolf y lo que comenta Ursula K. Le Guin, el ritmo es mucho más, es el puro estilo narrativo y no emana exclusivamente del narrador, sino que el ritmo se convierte en la misma historia, es el momento en el que encontramos el ritmo que la historia precisa cuando podemos apropiarnos de ella (o ella de nosotros) y podemos contarla; siempre que nuestra voz, nuestro cuerpo, se deje vibrar por ese ritmo, se haga ritmo. Por eso para contar es tan importante la escucha (con las historias, con el público, con los compañeros): la escucha que nos acerca a las historias y, desde este punto de vista, la escucha que nos permite saber qué ritmo tiene cada historia para ser contada.
Pero es que además la apropiación del ritmo nos facilita dar con las palabras para contar la historia, es decir, el ritmo es un elemento generador de la narración (y por tanto podría considerarse incluso previo a la misma, aunque yo más bien creo que es algo que ocurre en un mismo momento). De esta manera igual que le ocurre al poeta que busca las palabras que encajen y permitan el isosilabismo de los versos y los acentos versuales en las mismas sílabas, propiciando los hallazgos poéticos y sumando planos significativos al poeta (uno está tentado de pensar que la poesía es la exacerbación del ritmo), el narrador, la narradora, también atravesado del ritmo de la historia va tejiendo las palabras que cuentan y encajan en la melodía.
Es por eso que puede ocurrir que partes del discurso que elaboramos cuando contamos se queden fijadas en nuestra memoria: porque rítmicamente funcionan y porque no hay nada más fácil para recordar que la melodía de nuestra narración.

En algún momento ya he hablado de la importancia del ritmo (aunque no como generador del discurso narrativo), fue en esta entrada en el blog titulada "Jazzistas de la palabra", en el punto dos, cuando hablaba del Swing. Creo que la lectura de este artículo de Le Guin amplía lo que decía en el post, no solo en el papel que juega el ritmo dentro del proceso de creación y recreación de las historias, sino también en el sentido de que el ritmo de la historia y el ritmo de las palabras y frases que la conforman, es un ritmo hondo, profundo, que proviene de más atrás de la propia historia, de más allá de lo que somos (memoria, imaginación, experiencia, palabras...) y decimos, un ritmo que se preserva en la zona de sombra de las historias y nos acompaña desde muy lejos, un ritmo que nos mece y nos invita a bailar, un ritmo profundo y ancestral.

En fin, reflexiones tras leer un ensayo de Ursula K. Le Guin. Me quedan aún unos cuantos por disfrutar, así que termino ya con este post que va siendo largo para ponerme a leer. Aprovecho para invitaros de nuevo a que os asoméis a su libro Contar es escuchar y al ensayo que da título al libro (y a los demás ensayos) que, seguramente, merecerá otra entrada en este blog.
Saludos


PD. Dos meses después de la publicación de esta entrada me encuentro este texto de Julio Cortázar en Rayuela que transcribo: "¿Por qué escribo esto? No tengo ideas claras, ni siquiera tengo ideas. Hay jirones, impulsos, bloques, y todo busca una forma, entonces entra en juego el ritmo y yo escribo dentro de ese ritmo, escribo por él, movido por él y no por eso que llaman el pensamiento y que hace la prosa, literaria u otra. Hay primero una situación confusa, que sólo puede definirse en la palabra; de esa penumbra parto, y si lo que quiero decir (si lo que quiere decirse) tiene suficiente fuerza, inmediatamente se inicia el swing, un balanceo rítmico que me saca a la superficie, lo ilumina todo, conjuga esa materia confusa y el que la padece en una tercera instancia clara y como fatal: la frase, el párrafo, la página, el capítulo, el libro. Ese balanceo, ese swing en el que se va informando la materia confusa, es para mí la única certidumbre de su necesidad, porque apenas cesa comprendo que no tengo ya nada que decir." (p. 564, capítulo 82 de la edición de Andrés Amorós en Cátedra).