viernes, 27 de diciembre de 2019

La inesperada verdad sobre los animales

En estos días acabo de terminar de leer La inesperada verdad sobre los animales. Un zoológico de incomprendidos, un libro escrito por Lucy Cooke, traducido por Francisco J. Ramos Mena y publicado por la editorial Anagrama en su colección "Argumentos".


A veces me gusta descansar de lecturas de trabajo (ensayos sobre narración oral o lectura, cuentos tradicionales, libros LIJ, etc.) y disfruto con la lectura de libros que no son necesarios para mi oficio de contar (aunque he de reconocer que uno siempre anda alerta y, donde menos lo espera, salta la liebre de una historia o un hilo del que tirar para coser una trama). Esta lectura de la que os hablo hoy es un claro ejemplo de esto que cuento.
En este libro la zoóloga y reconocida presentadora de documentales sobre animales Lucy Cooke nos cuenta la historia de trece animales en cuyo estudio los seres humanos hemos cometido grandes errores y hemos alimentado mitos para rellenar el desconocimiento que teníamos sobre ellos, sus hábitos y su manera de sobrevivir. El libro contiene, así las cosas, trece capítulos, cada uno dedicado a uno de estos animales: anguila, castor, perezoso, hiena, buitre, murciélago, rana, cigüeña, hipopótamo, alce, panda, pingüino y chimpancé.
Cada capítulo está lleno de detalles interesantes, curiosidades, anécdotas (algunas verdaderamente asombrosas o desopilantes) y resulta una lectura muy entretenida y amena. Os aseguro que en casa hemos pasado unos días bien animados con las historias y curiosidades que iba contando de la lectura (lo de las anguilas es fascinante; lo de la cigüeña y la lanza, increíble; lo de los hipopótamos, sorprendente; lo de los pingüinos, madre mía; las hienas, uy, las hienas son demasiado... y así todo el rato). Las últimas 70 páginas del libro (de un total de 450) incluyen notas, bibliografía e índice analítico.
La lectura ha sido, insisto, muy entretenida y enganchosa.
Es un libro que os recomiendo.
Saludos

jueves, 26 de diciembre de 2019

El río

Acabo de terminar de leer El río, un libro escrito por Ana María Matute, con ilustraciones de Raquel Marín, que acaba de publicar, con el gusto exquisito que le caracteriza, la editorial Nórdica.


Muchos ya sabréis que Ana María Matute es una escritora catalana (Barcelona 1925-2014) considerada una de las mejores novelistas españolas del S. XX, que obtuvo, entre otros reconocimientos, el Premio Cervantes en 2010 y que fue miembro de la Real Academia Española.
Los abuelos de Ana María Matute eran de Mansilla de la Sierra (La Rioja), y allí pasó largas temporadas de su infancia, por eso, cuando en la década de los 60 el pueblo quedó anegado por la construcción de un pantano la novelista decidió preservar del olvido el lugar pasando a escrito las vívidas estampas y recuerdos de su infancia. 
Con un estilo brillante, alegre, fresco y muy pulcro, como de agua ligera de arroyo (en contraposición al agua estancada del pantano y el olvido), corren las casi 50 estampas recogidas en este libro. En ellas se nos presentan personajes, situaciones, pensamientos, sucesos… a veces con apenas unas breves pinceladas, pero siempre con un gran poder evocador. El libro está lleno de imágenes bellísimas (como esas vacas despistadas regresando al pueblo que se anega, como esos juegos de niños subidos a los árboles o jugando con barro o bailando junto al fuego) y también de algunos momentos descarnados (como las muertes y sus silencios, o como la crueldad de algunas situaciones), todo ello contado desde la mirada de una adulta que dialoga con la niña que fue y que habita en esos recuerdos y tiene una voz muy viva.
Como ya os he dicho el libro que quiere arrancar del olvido al viejo Mansilla de la Sierra, por eso, igual que ocurre en los primeros capítulos, cuando el agua del pantano baja y se desvela el pueblo y resurgen sus calles y sus lugares, la autora baja las aguas del olvido para que sus historias pervivan en el recuerdo. Porque un lugar son también sus historias.

Pero, como si de una doble carambola se tratase, algo parecido ocurrió con el propio libro. El río fue publicado en la década de los 60 por la editorial Argos, después por Plaza y Janés y, finalmente, por Destino. Sin embargo, tras varios años sin publicarse, parecía que El río empezaba a desvanecerse entre los anaqueles de viejos libros, hasta que la ilustradora riojana Raquel Marín, rescató al libro y a sus historias del olvido proponiendo a la editorial Nórdica volver a publicarlo, en esta ocasión, acompañado con unas bellas ilustraciones: sencillas, alegres, frescas… exactamente como pide el texto de Ana María Matute. Afortunadamente el proyecto salió adelante y contamos con este libro hermosísimo, delicado, poderoso, un libro que es un río vivo, con muchos buenos lugares de umbría en los que pararse a disfrutar. No lo dudéis, abridlo, daos un chapuzón de buenas historias.
Un libro que os recomiendo.
Saludos

miércoles, 25 de diciembre de 2019

Pasado y presente de los verbos leer y escribir

Justo antes de que llegaran los días de familia y compromisos de fin de año he disfrutado con la lectura del libro Pasado y presente de los verbos leer y escribir, escrito por Emilia Ferreiro y publicado por la editorial FCE.


Emilia Ferreiro (Buenos Aires, 1937) es una escritora, pedagoga, psicóloga e investigadora en el ámbito de la lectura y la escritura; este librito (tamaño pequeño, de bolsillo, con algo menos de cien páginas) incluye tres conferencias leídas por ella en la última década del S. XX (1994, Congreso Mundial de la International Reading Association; 1997, Congreso Interamericano de Editores; y 2000, Congreso de la Unión Internacional de Editores) y revisadas para su posterior publicación.
La primera de las conferencias, "Leer y escribir en un mundo cambiante", habla sobre la alfabetización en un mundo en el que "el ejercicio pleno de la democracia es incompatible con el analfabetismo de los ciudadanos" (p. 17) y en ella se habla del eje pobreza-analfabetismo-multilingüismos, de la incorporación de las nuevas tecnologías (a la vida y al aula), de la "magia" del lenguaje escrito que es capaz de producir un mismo texto oral una y otra vez (y ojo a ese concepto de "magia" que tan interesante resulta al final de la conferencia) y de la alfabetización no como un lujo o una obligación, sino como un derecho.
La segunda de las conferencias, "Pasado y futuro del verbo leer", reflexiona sobre los retos de la lectura a finales del S. XX y principios del S. XXI a partir de la llegada de la tecnología (y los nuevos formatos y modos de leer) y otras cuestiones relacionadas con esto como los nuevos iletrados tecnológicos o los nuevos desafíos en el ámbito de la educación. Sorprende la vigencia de ideas, dudas, cuestiones... planteadas hace veinte años, igual que sorprende los aciertos de muchas de sus predicciones.
Le tercera y última de las conferencias se titula "Diversidad y proceso de alfabetización: de la celebración a la toma de conciencia", y en ella la autora reflexiona sobre distintos momentos de la historia en relación con la escritura y la alfabetización y su proyección en el ámbito educativo.
En suma, una lectura bien enjundiosa que os recomiendo.
Saludos

sábado, 21 de diciembre de 2019

Cuentos populares salmantinos

El cuento que conté el pasado sábado en "Esto me suena a pueblo" (RNE), en la sección CUENTOS DE VIEJAS está publicado en Cuentos populares salmantinos, una selección de cuentos tradicionales recopilados por Luis Cortés Vázquez en la década de los 50 del pasado siglo, que fue publicada en dos volúmenes en 1979 por la Librería Cervantes, de Salamanca, con doce ilustraciones de Félix López.


LA COLECCIÓN 
Estos dos libros recogen un total de 161 versiones de cuentos, algunas de dichas versiones son de un mismo cuento (por ejemplo hay tres de "Juanito el Oso", tres de "La piel de lobo", dos de "El toro Barroso", etc.) lo que permite conocer detalles y ahondar en la riqueza de los textos populares. El libro cuenta al final con un completo estudio (casi unas 100 páginas) de la colección.
Las versiones escritas tratan de recoger con el mayor detalle posible las particulares del habla de cada informante (por ejemplo: "Tóoh soih unoh cobardeh", p. 151 del vol. II), esto da frescura a los textos y, contrariamente a lo que se pueda pensar, no entorpece la lectura, es más son textos que se leen muy bien, muy cómodamente. En esta colección, como en las de las últimas semanas, hay unas cuantas versiones de cuentos bien interesantes, verdaderas joyitas.
Como única pega diré que estos son de esos libros que hay que ir cortando las hojas para poder abrirlo y leerlo cómodamente. 

EL CUENTO
El cuento que conté el pasado sábado en la sección CUENTOS DE VIEJAS se titula "El zurrón que cantaba" (ATU 311B) y fue contado por Victoria Coca, de 24 años, en Miranda del Castañar. El cuento se encuentra en las páginas 119-20 del libro y tiene asignado el n.º 75 de la colección. Aquí tenéis el audio del programa (merece la pena escucharlo completo), el cuento lo tenéis a partir del minuto 16:30. O directamente aquí debajo (o aquí).



En el mismo audio comento un cambio que he decidido a la hora de contar el cuento: en vez de ser una posadera curiosa la que desvela el misterio del saco que canta y la que libera a la niña, es la madre la que se da cuenta de que es su hija la que canta en ese saco y se las apaña para engañar al hombre del saco y liberar a la niña. Este final que he puesto es el más conocido del cuento (por otro lado, un cuento muy popular por toda España y que está recogido en muchas recopilaciones).
Hay otro detalle interesante que no quise cambiar para ver si alguien se daba cuenta. Si os fijáis en la cancioncilla del cuento dice: "En un zurrón voy metida, en un zurrón moriré, por un anillo de oro, que en la fuente me dejé", sin embargo el olvido del anillo, tal como se dice al principio del cuento, no es en una fuente, es en un río. Esto me sirve para que veáis cómo funciona la memoria y también cómo se van adaptando los cuentos.
En cuanto a la memoria: los versos, lo cantado, suele mantenerse más fijado en la memoria, sin embargo la prosa, lo narrado, es más susceptible de ser cambiado. En cuanto a la adaptación y cambios de los cuentos: seguramente la narradora iba a lavar al río (o sabía que era lo habitual en la zona) y cuando contaba el cuento, por darle veracidad (no se va a lavar a la fuente, se va a lavar al río), la narradora dice que la niña pierde el anillo en el río. Sin embargo en la cancioncilla se habla de la fuente, pues hay muchas otras versiones, más comunes que esta, que hablan de que la niña se deja el anillo en una fuente a la que ha ido a por agua: pero claro, al ir a por agua no te quitabas el anillo, sí te lo quitabas al lavar, no al llenar el cántaro. ¿Veis qué detalle tan interesante?
El caso es que de manera consciente o inconsciente, la narradora se lleva a la niña protagonista al río para que pierda el anillo (de manera verosímil) aunque luego en la cancioncilla se habla de una fuente, detalle que a la narradora se le pasó o que, sencillamente, no le pareció importante "resolver".
Memoria, olvido y verosimilitud (desde la mirada de la narradora) mano a mano para adaptar y preservar los cuentos.

Os animo a que echéis un vistazo a esta estupenda colección de cuentos. Ojalá os haya gustado el cuento y os haya resultado entretenida esta entrada.
Saludos

viernes, 20 de diciembre de 2019

Contar en Calco

Acaba de publicarse el n.º 23 de la Revista Calco que realizan Charo y Mª. Cruz, las amigas de FIRA Educación. Esta revista anual siempre viene llena de buenas recomendaciones, así que me siento muy feliz al ver que entre estas incluyen Contar y, además, dicen del libro cosas muy bonitas. Qué alegría.
Podéis ver aquí la revista completa. Y aquí debajo lo que dicen de Contar (p. 6).


Saludos

miércoles, 18 de diciembre de 2019

Irene la valiente

Acabo de releer Irene la valiente, un estupendo librito escrito e ilustrado por William Steig (autor que se encuentra en mi galería de favoritos) que ha sido traducido por Jorge de Cascante y publicado con exquisito cuidado por la editorial BlackieBooks.


El libro nos cuenta el intrépido viaje de Irene, una niña empeñada en ayudar a su madre, la señora Bobbin, que se encuentra enferma y que no va a poder entregar el vestido en el que ha trabajado tanto (para la fiesta que se celebra esa noche en la mansión de la duquesa). Irene no solo deja a su madre acostada y rodeada de mimos sino que se enfunda su ropa más abrigada y sale de casa empeñada en entregar el vestido.
Este viaje que un niño acaso lea como una fabulosa aventura, un adulto lo lee sin dejar de tragar saliva: Irene corre un gran peligro, de verdad lo corre, y a cada página parece que una resolución funesta (ante la aparente despreocupación o ingenuidad de la niña) espera agazapada. Pero es una niña valiente, tenaz, intrépida, incansable, animosa... Un viaje que puede parecer una temeridad (¿qué necesidad de llevar ese vestido con un tiempo tan adverso?, que se apañe la duquesa con otra cosa que tenga y ya estrenará el vestido en otra ocasión) y que acaba siendo una dura prueba salvada gracias a las virtudes de la protagonista, un espejo en el que mirarse, una aventura con un final (¡merecidamente!) feliz que trae su recompensa. Una maravilla.
Puede parecer insólito el azar del vestido (y no quiero explicar qué significa eso) pero todo el libro tiene una verosimilitud fuerte a pesar de pasar continuamente en el límite de lo posible y lo imposible.
Es inevitable no pensar en otros niños y niñas valientes en cuentos similares, como Zeralda (en una situación muy parecida) o como Zlate y su cabra (con un enemigo común). También hay protagonistas que, con un carácter decidido son capaces de transformar la adversidad, pensemos en Úrsula, por ejemplo.
Un librito estupendo que os recomiendo.
Saludos

martes, 17 de diciembre de 2019

Silvestre y la piedra mágica

En estos días releí el libro Silvestre y la piedra mágica, un libro escrito e ilustrado por William Steig (autor que está en mi galería de favoritos), traducido por Jorge de Cascante y publicado (con ese gusto exquisito que tiene) por la editorial BlackieBooks.


Silvestre Duncan, un burrito aficionado a coleccionar piedras, encuentra un día, por casualidad, una piedra mágica que concede lo que se desea. Pero este poder también implica un peligro. Y pronto el protagonista del cuento va a comprobar en sus propias carnes lo complejo que puede resultar gestionar los propios deseos. La historia es bien interesante y cuenta con una trama inesperada (sí, nada de un protagonista caprichoso o cosas de esas), con una lectura narrativa enganchosa que, al mismo tiempo, permite ahondar en una interpretación simbólica bien enjundiosa. El final resulta también sorpresivo (con diversos planos posibles de interpretación) y feliz.
Un librito delicioso que da para leer, releer, compartir y comentar.
Una lectura que os recomiendo.
Saludos

lunes, 16 de diciembre de 2019

Cuentos de chocolate

El pasado 14 de noviembre estuve en Tamarite de Litera (Huesca) en una función de cuentos muy especial, una propuesta que nos hizo Pili, la bibliotecaria, y en la que nos invitó a Iván Pascual (maestro chocolatero) y a mí para realizar una función de "Cuentos con sabor a chocolate". La idea era hacer una degustación de chocolates maridados con cuentos contados.


Como podéis ver en la foto la actividad fue un éxito de asistencia (las plazas se agotaron una hora después de abrir la suscripción) y, también, resultó un maridaje bien delicioso: con Iván aprendimos un montón sobre el chocolate, su proceso de elaboración, los tipos de chocolates, los detalles en las mezclas y las sutilezas en los sabores; y yo llevé un buen puñado de historias, leyendas y cuentos relacionados con el chocolate. Como podéis ver en esta foto, uno hablaba y otro escuchaba (la función duró una hora y media).
 

Iván vino muy bien preparado (veo las fotos y aún se me hace la boca agua). 




Yo también llevé los que había estado leyendo para buscar información y textos para contar. Pensad que a finales de junio ya me había comprometido para esta función, así que tuve bastante tiempo para buscar materiales. Y menos mal que lo hice con tiempo, porque no hay muchos cuentos populares que tengan que ver con el chocolate, pues este alimento llegó a Europa cuando los cuentos tradicionales, tal como los conocemos, ya estaban muy fijados.
Así pues, además de cuentos, conté leyendas (aztecas), retahílas, curiosidades y anécdotas históricas relacionadas con el chocolate. Aun así la búsqueda fue bastante laboriosa. Aquí os dejo una foto con casi todos los libros (creo que sólo me falta uno) que leí y consulté para esta función. Espero que si os veis en una situación similar este breve listado os resulte de utilidad.


En fin, que fue una actividad estupenda en la que disfruté mucho, tanto de la preparación como de la realización. Una de esas funciones de una sola representación que me deja un muy dulce recuerdo.



Saludos

domingo, 15 de diciembre de 2019

Cuentos de la tradición oral madrileña

El cuento que conté el pasado sábado en "Esto me suena a pueblo" (RNE), en la sección CUENTOS DE VIEJAS está publicado en Cuentos de la tradición oral madrileña, una selección de cuentos tradicionales recopilados por José Manuel Fraile Gil (y colaboradores) en la década de los 80 del pasado siglo y que fue publicada en 1992 por la Consejería de Educación y Cultura de la Comunidad de Madrid.


LA COLECCIÓN
El libro reúne un total de 119 textos, algunos son variantes de un mismo cuento (de hecho dice el editor que son un total de sesenta los cuentos distintos publicados, por lo que hay casi una media de dos variantes por cada cuento). 
Hay varias cuestiones bien interesantes de este libro. En primer lugar, son cuentos recogidos en el último tercio del S. XX, en mi opinión en estos años hay un reavivado interés por los cuentos de la tradición oral y, además del entusiasmo, hay mucho conocimiento del método de recopilación, hay mejores recursos para recopilar y hay muchos materiales para el estudio y análisis, todo ello redunda en beneficio del objeto de estudio y es por eso que se recogen y publican buenas colecciones en esos años. En segundo lugar los textos están, en mi opinión, muy bien preparados para el formato en papel, mantienen la viveza de lo oral, la claridad de la estructura, la riqueza del vocabulario, rimas y variantes; todo ello hace de esta una colección bien interesante.
Un inconveniente es la ordenación de los materiales, no sigue el orden propuesto por el ATU, sino que aplica otra organización por los siguientes bloques temáticos: Cuentos maravillosos; Cuentos para dar miedo; Cuentos de animales; Cuentos piadosos y ejemplares; Cuentos para hacer reír; y Cuentos acumulativos. Y aunque esta organización de los materiales queda muy clara al principio del libro (lo que facilita la búsqueda de los cuentos) al no contar con los respectivos ATU pues resulta más difícil localizar y comparar variantes con las recogidas en otros libros.


EL CUENTO 
El cuento que conté el pasado sábado en la sección CUENTOS DE VIEJAS se titula "La princesa pastora" (¿ATU?) y fue contado por María Luisa Fernández de la Cotera, de 79 años, de Madrid capital, el 1 de enero de 1989 en Bilbao a José Manuel Fraile y a Gustavo Cotera. El cuento se encuentra en la página 113 del libro y tiene asignado el lugar A.5.a.3 de la colección. Aquí tenéis el audio del programa (merece la pena escucharlo completo), el cuento lo tenéis a partir del minuto 15:50. O directamente aquí debajo (o aquí).

Si habéis leído el cuento (esta versión) y habéis escuchado el final, podréis ver que prácticamente lo cuento tal cual hasta el final, donde sí hay un cambio relevante: en mi versión no es el marido el que se acerca como si estuviera afrentado porque el padre de su esposa (el rey que la echó) y es el que le cuenta y le desvela lo necio que fue. En mi versión es el rey el que según va comiendo va entendiendo cuánto se equivocó. Hay más versiones de este mismo cuento con este final y me ha parecido mejor, más verosímil, más lógico y menos forzado, por eso he tomado la decisión de cambiarlo. 
Por otro lado el cuento es muy completo, tiene momentos duros (como el inicial), momentos hilarantes (como con los pavos) y una resolución redonda.

No dejéis de asomaros a esta colección de cuentos recogidos en Madrid, merece la pena. Ojalá os haya gustado el cuento y os haya resultado entretenida esta entrada.
Saludos

sábado, 14 de diciembre de 2019

Escarabajo en Babelia

Escarabajo de vacaciones, el libro que acabo de publicar con la gran Rocío Martínez en Ekaré Ediciones, libro que continúa contando aventuras de esa pandilla de bichos que se dieron a conocer en Escarabajo en compañía, ha sido seleccionado por Blanca Lacasa para la revista Babelia, de El País, como uno de los 16 mejores libros de literatura infantil y juvenil de este 2019. Como os podéis imaginar estoy muy feliz por ello. Podéis leer el listado completo de libros aquí.


Os cuento dos curiosidades.
La primera. Escarabajo en compañía, el primer libro de esta serie, también fue recomendado como uno de los mejores libros del año por la misma revista, eso sí, en 2014.
La segunda. En este listado de 2019 se incluye también un libro de otra narradora oral, amiga y escritora de Guadalajara, se trata de Estrella Ortiz. Es muy emocionante.
Saludos

viernes, 13 de diciembre de 2019

Doctor De Soto

Acabo de incluir a William Steig en mi galería de autoras y autores favoritos, así que voy a ir añadiendo algunas breves notas de lectura de libros suyos que he leído y que no tengo reseñados. Comienzo con la historia de Doctor De Soto. Dentista de animales, una historia escrita e ilustrada por Steig, que ha sido traducida por Jorge de Cascante y que ha publicado (con ese amor por el detalle y la buena calidad que es habitual en este sello) por Blackie Books.


El libro nos cuenta la historia del Doctor De Soto, un afamado dentista que, por ser un ratón, no deja entrar en su consulta a animales peligrosos (para los ratones, claro) como los gatos o los zorros. Sin embargo un día llega un zorro con un espantoso dolor de muelas y consigue conmover al pequeño ratón quien le deja pasar a su consulta. No os cuento más de la historia porque se produce un nudo difícil de desanudar: el ratón quiere hacer bien su trabajo y sanar al zorro (¡y vivir para contarlo!) y el zorro, una vez curado, no puede dejar de ser zorro (¡y se le hace la boca agua pensando en un ratón crudo con un pellizco de sal!).
Una lectura deliciosa que se pasa en un suspiro y que cuenta con unos personajes maravillosamente perfilados en unas pocas líneas; con una trama veraz e inquietante: porque hay dos personajes con intereses que coinciden en un punto –concretamente en una muela cariada– pero que no coinciden en nada más, es más, el resto de sus intereses chocan frontalmente (uno quiere comer, el otro vivir); y con una resolución fabulosa.
El libro tiene, además, unas maravillosas, muy maravillosas, ilustraciones.
Un librito delicioso que os recomiendo.
Saludos

domingo, 8 de diciembre de 2019

Cuentos asturianos recogidos de la tradición oral

El cuento que conté el pasado sábado en "Esto me suena a pueblo" (RNE), en la sección CUENTOS DE VIEJAS está publicado en Cuentos asturianos recogidos de la tradición oral, una selección de cuentos tradicionales recopilados por Aurelio del Llano y que se publicó en 1924. Mi edición es de GEA, Grupo Editor Asturiano, y cuenta con una nota preliminar de José Manuel Gómez-Tabanera y un prólogo de Modesto González Cobas.


LA COLECCIÓN
A principios del S. XX, animado por Menéndez Pidal, Aurelio del Llano recorre Asturias recogiendo cuentos y otros saberes de la tradición oral popular. En 1924 publica Cuentos asturianos recogidos de la tradición oral, libro que contiene 200 cuentos. Hay dos detalles bien interesantes de esta colección: por un lado la ordenación que hace de los cuentos, los agrupa en categorías que no coinciden con el Catálogo Tipológico del Cuento Folclórico que en esos años está desarrollando Antti Aarne, pero que igualmente resulta lógica y útil; por otro lado el cuidado que pone en anotar los datos de cada informante (información muy importante y que, en colecciones similares de la época, no era habitual). Además, en general, esta colección cuenta con versiones muy interesantes, muy frescas y muy vivas: son cuentos que se contaban habitualmente (no restos de un naufragio, que es lo que parece que encontramos en otras colecciones). Esta colección de cuentos es una de las primeras colecciones relevantes recogidas en España en el S. XX. Más información aquí.

EL CUENTO
El cuento que conté el pasado sábado en la sección CUENTOS DE VIEJAS se titula "El cuélebre y el pastor" (variante de ATU 155) y fue contado por Manuela Morán, labradora de La Riera (Concejo de Colunga), el 18 de agosto de 1920, al autor del libro. El cuento se encuentra en la página 364 del libro y es el número 171 de la colección. Aquí tenéis el audio del programa (merece la pena escucharlo completo), el cuento lo tenéis a partir del minuto 17:10. O directamente aquí debajo (o aquí).


Creo recordar que un cuento similar se encontraba ya entre las Fábulas de Esopo, así que esta historia lleva más de 2.000 años acompañándonos. La versión que conté en la radio es, prácticamente, la misma que la contada por Manuela Morán hace casi cien años al folclorista Aurelio del Llano: historia, estructura, final (con su retahíla)... Quizás hay una cosa que podría haber añadido, y es que los dos animales animales que dan su opinión en el pleito son un perro y un burro viejos que han sido despreciados por el ser humano (y que personifican el principio que atraviesa este cuento: hacer el bien, con mal se paga), quizás podría haber hecho algún comentario al respecto, pues ambos argumentan que morir de hambre es injusto (pues ambos tienen hambre), y tal vez podrían argumentar que bien con mal se paga, o que si es en perjuicio del hombre, bienvenida sea la decisión del cuélebre. Igualmente el cuento funciona y se entiende muy bien tal como está contado, creo.

No dejéis de asomaros a esta colección de cuentos recogidos en Asturias, es un tesorillo. Ojalá os haya gustado el cuento y os haya resultado entretenida esta entrada.
Saludos

sábado, 7 de diciembre de 2019

Los días y los libros

Este sábado disfruté de una lectura bien enjundiosa, se trata de Los días y los libros. Divagaciones sobre la hospitalidad de la lectura, un libro que reúne varias conferencias de Daniel Goldin y que fue publicado hace unos años por la editorial Paidós. El libro está agotado y su precio en reventa de libros de segunda mano alcanza precios exorbitados (qué bien tener cerca siempre una biblioteca).


El libro reúne un total de siete conferencias que reflexionan sobre los libros, la lectura, la lengua, los cuentos, la infancia, los retos editoriales, la formación de lectores... entre otros temas. Reflexiones de un lector curioso (y de un editor muy interesante) que abren puertas a otros libros y autores, merodean certidumbres y muestran sus otras caras, afirman preguntas y sugieren dudas; pero sobre todo reflexiones escritas con un lenguaje hermoso, cercano y conciso, que avanza entre ideas y citas con firmeza y, al mismo tiempo, con cautela.
Este es un libro para leer y releer, un libro que lleno de sugerencias, reflexiones e ideas sobre las que dialogar y pensar. Un libro que es una invitación para pensar sobre la lectura y los lectores, un libro hospitalario que habla sobre la hospitalidad de la lectura, porque "Dar de leer es abrir un espacio que fractura el tiempo regular, que da serenidad, que permite la llegada de viento fresco en la habitación. También, y fundamentalmente, es dar poder a otro para que sea otro, en un doble sentido: diferente de nosotros y diferente de sí mismo." (pp. 25 y 26).
Hay unas cuantas páginas dedicadas a la oralidad y a los cuentos populares, algunas de ellas con una mirada bien interesante a partir de los estudios de Robert Darnton. Dice Goldin: "los cuentos provenientes de la narración oral, recogidos luego en la obra de Perrault, lejos de velar su mensaje con símbolos retrataban verazmente un mundo de cruda brutalidad, al mismo tiempo que establecían un espacio donde sus habitantes compartían o procesaban experiencias ordinarias" (p. 44), es decir: incestos, asesinatos, abusos, hambre, madrastras, injusticias... y continúa: "¿Podemos seguir sosteniendo que los cuentos representan simbólicamente los fuertes conflictos de la psique? (...) Estoy convencido de que es cierto lo que [Bruno Bettelheim] sostiene si hablamos de niños de hoy. Pero dudo que los niños y los adultos de antaño hayan encontrado soluciones a sus problemas, porque ellos los vivían como una representación del universo descarado que era su hábitat, no como un mensaje simbólico." (p. 45). Y más adelante continúa la reflexión: "para los narradores campesinos los cuentos no eran sólo un medio de diversión o entretenimiento: creían que eran convenientes para pensar. Los reelaboraban a su manera, usándolos para pensar. En ese proceso, infundían a los cuentos muchos significados, la mayoría de los cuales se han perdido hoy día porque estaban empotrados en contextos y situaciones que hoy no pueden recobrarse." (p. 46). Muy interesante, como podéis ver.
Como curiosidad os diré que conocí a Daniel cuando leía esa conferencia: "La invención del niño". Recuerdo aquel salón lleno de profesores, educadores, bibliotecarios, algunos narradores también... fue en México DF, en la FILIJ (noviembre del 1999), y todavía recuerdo la honda impresión que me causaron algunos pasajes de aquella conferencia. Ha sido maravilloso poder leerla tantos años después.

Como os podéis imaginar este libro que me ha interesado mucho y, por lo tanto, os lo recomiendo encarecidamente. Yo lo devuelvo la próxima semana a la biblioteca y cruzo los dedos para que pronto se vuelva a reeditar.
Saludos

lunes, 2 de diciembre de 2019

Cuentos tradicionales vascos

El cuento que conté el pasado sábado en "Esto me suena a pueblo" (RNE), en la sección CUENTOS DE VIEJAS está publicado en Cuentos tradicionales vascos, una selección de cuentos tradicionales realizada (y traducida) por Lurdes Auzmendi y Koldo Biguri. El libro está publicado por José J. Olañeta Editor en su colección "Biblioteca de Cuentos Maravillosos Érase una vez" (de esta colección traeré más títulos, seguro) y cuenta con prólogo de Bernardo Atxaga.


LA COLECCIÓN
Los 43 cuentos que reúne este libro habían sido publicados anteriormente en otras colecciones de recopilación de tradición oral del País Vasco, de Navarra y del País Vasco francés, y, en casi todos los casos, en euskera y en francés. Por lo tanto es esta una colección singular, una selección de textos elaborada por los editores y traducida al castellano para la ocasión. Lo que convierte a esta colección en una valiosa ventana por la que asomarnos a la tradición oral vasca para quienes no sabemos esas otras lenguas. 
Además la selección de textos es bien interesante, cuenta con muchos cuentecitos breves que nos permiten adentrarnos en la mirada particular de la cultura ancestral vasca. Sí, son cuentos populares, por lo tanto muchos de ellos (si no todos) aparecen igualmente recogidos en muchos otros lugares de España y del mundo, pero estos que se han recogido en el País Vasco traen la mirada y la palabra, la forma de ver y de decir el mundo, de esa vieja y rica cultura peninsular. Un lujo.

EL CUENTO
El cuento que conté el pasado sábado en la sección CUENTOS DE VIEJAS se titula "Amén" y fue contado por María Marca, de Hernani (Gipuzkoa) y recogido por Resurrección M.ª de Azkue para su libro Literatura popular del País Vasco (1942). El cuento se encuentra en la página 1 del libro y es el número 1 de la colección. Aquí tenéis el audio del programa (merece la pena escucharlo completo), el cuento lo tenéis a partir del minuto 16:10. O directamente aquí debajo (o aquí).



Como veis está narrado prácticamente igual que está recogido, sólo he incluido una frase en euskera (gracias por la ayuda, Dorleta). Me preocupaba que no se entendiera la gracia del cuento (que está en ese "amén" último) así que traslado los argumentos del cura y dejo para el final el que implica directamente al "amén" del sacristán, para que quede más cerca de la resolución del cuento (entiendo que si no tenéis el texto del libro delante y el audio reciente no vais a comprender esto que comento, pero vamos, que no es especialmente importante). 
Como el cuento es cortito me animé a contar otro, muy muy breve, titulado "La deuda del esquilador", que contó Mª Josefa Izpizua, de Gabika (Bizkaia), también para el mismo libro de Azkue. En este sí que hice un cambio en cuanto a la forma (no toqué nada de la estructura, brevísima, apenas un diálogo de cinco o seis líneas), y es que no creo que sea significativo para el cuento que el esquilador sea o no sea gitano. De hecho, si lo habéis escuchado antes de leer estas líneas, veréis que no era (relevante).

No dejéis esta deliciosa y particular colección de cuentos. Ojalá os haya gustado el cuento y os haya resultado entretenida esta entrada.
Saludos