jueves, 23 de octubre de 2014

Cama y cuento

El amigo Gonzalo Moure publicó hace unos años este delicioso libro titulado Cama y cuento; cuenta con ilustraciones de Lucía Serrano y ha sido publicado por Anaya. Que el libro comenzara a escribirse en Ballobar, cuna de Leer Juntos, no es, sin duda casual.


Malva, la protagonista de este libro, disfruta cada noche cuando, ya metida en su cama, su madre (y a veces su padre) va a contarle (o leerle) el cuento de buenas noches. Sin embargo parece que, cuando Malva ha aprendido a leer, es "castigada" a dejar de disfrutar de este regalo cotidiano. Pero la niña no va a rendirse fácilmente y, un día, decide poner en marcha una idea "bomba" para recuperar los cuentos contados de la noche.
Una historia hermosa que, para quienes aún seguimos contando y leyendo cuentos de vez en cuando a nuestros hijos (ya tan mayores), resulta especialmente emocionante. Formalmente tiene algo que me ha llamado la atención y es ese cambio de voz narradora en medio del libro y sin aviso previo, entiendo que el autor lo hace para preservar la sorpresa de la idea de Malva y, sobre todo, para mostrar siempre lo que siente quien escucha un cuento. Muy interesante esta posibilidad de "escuchar" a las dos protagonistas.
La idea transversal de esta librito, la del "castigo" sin cuento contado a los niños y niñas cuando empiezan a leer solos es recurrente en muchas de mis charlas a padres y madres desde que la leí en el libro imprescindible de Pennac: Como una novela (en Anagrama), pero la forma como la cuenta Gonzalo y como la resuelve Malva es, sencillamente, brillante.
Por poner un pero al libro diría que tal como está contado en algún momento puede provocar una cierta confusión entre leer en voz alta y contar de viva voz, dos cosas distintas (bien distintas), pero que en este libro suman fuerzas para reivindicar el territorio de la ficción compartida, de la intimidad gozosa, de la fiesta de la palabra y la imaginación.
Por cierto, son varias las citas de contar (para la colección que voy haciendo en este blog), os dejo aquí alguna hermosísima que habla del paso de las palabras a las tierras de ficción, qué grande Gonzalo.

"Empezabas a leer [en voz alta] y me metía en el cuento poco a poco, como en el mar en verano a la hora de la siesta." (p. 10)

"Lo que me contabas, al principio, no eran más que palabras. Pero tus palabras se iban desvaneciendo y en su lugar aparecían las imágenes. ¿Y los sonidos? Pocas veces había sonidos, pero imágenes, siempre." (p. 10)

"Lo que oía pasaba por algún sitio de mi cabeza y dejaba de ser la voz de mamá, tu voz. No es solo que tuviera los ojos cerrados, sino más bien que entonces los tenía abiertos, pero hacia adentros. Y dentro yo tenía un mundo. Más real que el de fuera." (pp. 10-11)

"Y me dormía en el cuento, con el roce del viento y de las hojas de los árboles en mi pelo. Y soñaba en el cuento. No con el cuento, no: en el cuento." (p. 11)

"Es algo simple y luminoso: los cuentos [contados] dejan de ser cuentos, y se conviernten en vida. En la vida." (p. 52)

Como podéis sospechar por estas citas es un libro que me ha interesado mucho, sí, pero también es un libro que he disfrutado y que me ha emocionado. Una delicia que os recomiendo.
Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada