sábado, 18 de julio de 2020

Cuentos populares de Castilla y León

El cuento que conté el pasado sábado en "Esto me suena a pueblo" (RNE), en la sección CUENTOS DE VIEJAS está publicado en Cuentos populares de Castilla y León, una colección de cuentos recogida en 1936 por Aurelio M. Espinosa, hijo, que fue publicada en dos volúmenes en 1996-97 por el Departamento de Antropología de España y América del CSIC.


LA COLECCIÓN
Creo que esta es una de las más importantes (si no la más) de entre todas las recogidas en España. Reúne un total de casi 500 cuentos tradicionales recogidos apenas en un mes y medio. Por desgracia el proyecto tuvo que interrumpirse abruptamente con el estallido de la Guerra Civil y Aurelio M. Espinosa volvió precipitadamente a su país (era norteamericano). Como curiosidad os diré que este estudioso y compilador estadounidense estuvo en Guadalajara en el Maratón de Cuentos y quedó tan enamorado del Maratón y de la Biblioteca que se habló de traer aquí su biblioteca personal. Pero el proyecto no llegó a realizarse.
Es difícil encontrar los dos volúmenes que publicó el CSIC, pero existe una publicación de 1946 titulada Cuentos populares de Castilla, que es una estupenda selección de cuentos de esta colección, está en la editorial Austral.

EL CUENTO
El cuento que conté es el titulado "La mata de albahaca" (ATU 550 – La búsqueda del pájaro dorado), es el n.º 225 de la colección y lo podéis encontrar en la página 21 del segundo volumen. Fue contado por Filiberta Yuguero Casado, de 25 años, el 9 de mayo de 1936 en Sieteiglesias (Valladolid). Aquí tenéis el audio del programa (merece la pena escucharlo completo), el cuento lo tenéis a partir del minuto 14:55. O directamente aquí debajo (o aquí).

Si tenéis el texto del libro delante veréis que alterado un poco las rimas para que sean todas más similares (he quitado lo de "las arenas del mar", he añadido la segunda parte de la rima del dedal y he completado la rima del rábano –en vez de nabo), para ello he consultado algunas otras versiones que tengo en casa.
Me da rabia no haber incluido la fórmula final del cuento, que me gusta mucho: "Ya no vi más porque me había hecho mi padre unas albarcas de manteca, y como hacía mucho calor, se me deshacían y me quedaba descalza y me tuve que venir."

Por cierto, este ha sido el último cuento de la temporada, espero que hayáis disfrutado con estas historias tan nuestras. Tal vez nos reencontremos después del verano con más cuentos.
Descansad mucho y contad y escuchad muchos cuentos.
Feliz verano

No hay comentarios:

Publicar un comentario