martes, 13 de agosto de 2013

El puente de piedra

Como sabéis estos días ando leyendo a Alfredo Gómez Cerdá. Hoy terminé de leer un libro suyo titulado El puente de piedra que cuenta con ilustraciones de Marina Seoane y que está publicado por la editorial Everest en su colección Leer es vivir.


Este libro es dos libros o, más bien, nos cuenta dos historias. Una (primera parte) en la que se cuenta la historia de una intensa amistad forjada desde la infancia de los protagonistas (cuyos nombres, divertidos, me resisto a desvelar) y que, con el paso de los años, se convierte en aventura y, finalmente, deviene en tragicomedia. Esta primera parte tiene un tono fundacional (nunca mejor dicho), como de historia del principio de los tiempos, y contiene una interesante carga alegórica. Las evocaciones a otros mitos (Caín y Abel, por ejemplo) son constantes, y la poderosa carga simbólica del puente de piedra ocupa gran parte del centro del libro (que diría Orhan Pamuk).
Otra (segunda parte) historia es la que nos cuenta la vida muchos años después de la desaparición de los protagonistas: la inercia que dejaron sus acciones y la difícil manera de "lavar" ese "pecado original" fundacional. La solución vendrá de la mano de los niños (una lectora y otro pescador: muy interesante también el trasfondo de esta sugerencia) que, casi sin quererlo, acabarán por quebrar las barreras y habilitar los canales de comunicación y convivencia entre los habitantes de los dos lados del puente.
Una novelita que he disfrutado desde las primeras páginas y que me ha interesado, además de por lo que cuenta, por los diversos niveles de lectura que permite.
Quizás el final me ha resultado algo abrupto (engolosinado como estaba con la historia), pero también permite que el lector, la lectora, decida continuar con la historia en el punto en el que el autor la deja.
Un libro muy interesante. Una lectura bien entretenida.
Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada