jueves, 18 de septiembre de 2014

La mujer esqueleto

De vuelta ya a la rutina y pasado el verano que me permite lecturas más demoradas, recupero la buena costumbre de incluir aquí notas de lectura de libros álbum y de textos LIJ. En estos días he vuelto a releer La mujer esqueleto, un libro álbum escrito por Ana Cristina Herreros, con ilustraciones de Daniel Tornero y publicado por la recién creada editorial Libros de las Malas Compañías.


Este libro cuenta la historia de "la mujer esqueleto", un cuento tradicional de los innuit bastante conocido entre quienes contamos y escuchamos cuentos. La primera vez que me encontré con este texto fue en el libro de Clarissa Pinkola Estes: Mujeres que corren con lobos, en Zeta Bolsillo. Pero donde de verdad disfruté de esta historia fue al escuchar las distintas versiones que contaban (y cuentan) Tim Bowley (con Casilda Regueiro por aquel entonces), Virginia Imaz y Ana Griott. Todas son diferentes y tienen matices muy interesantes, pero todas cuentan una historia de gran profundidad que habla de la mujer, del miedo y de la fuerza del amor.
La versión que recoge este libro es la de Ana Griott, en ella es la mujer (o más bien la educación que no recibió) la que de alguna manera ha labrado el destino que le espera de soledad (y frío hueso). Sin embargo, al igual que en el resto de variantes que conozco, es el acercamiento al otro, la superación del miedo, y sobre todo el amor (y su alegría) lo que llena de carne ese esqueleto, lo que nos da esperanza.
Es este un cuento con múltiples capas de interpretación, pero de una intensa profundidad. Tiene además ese elemento del esqueleto que genera un cierto desconcierto, inquietud incluso, entre quienes escuchan, pero que se incorpora de manera natural a la narración. Ocurre además que las ilustraciones del álbum muestran un esqueleto muy humano, muy cercano.
El texto, por cierto, revisado por otra compañera y amiga, Paula Carbonell, tiene un estilo limpio, pulcro, que permite que la ilustración de Daniel Tornero encuentre acomodo y también cuente, también sume a la narración.
Un libro hermoso con una historia hermosa y honda. Si queréis abrir boca aquí tenéis otra versión de este popular cuento esquimal.
Un libro que os recomiendo.
Saludos

1 comentario:

  1. Es el primer cuento que narré para adultos, le tengo un cariño enorme!

    ResponderEliminar