domingo, 13 de noviembre de 2016

Trabajé el aire...

Para la tarde de domingo os dejo este poema de Ángel González con el que, por razones obvias, me identifico mucho. Está publicado en Poemas, en editorial Cátedra (p. 63), en una edición hecha por el propio autor.

TRABAJÉ EL AIRE...

Trabajé el aire,
se lo entregué al viento:
voló, se deshizo,
se volvió silencio.

Por el ancho mar,
por los altos cielos,
trabajé la nada,
realicé el esfuerzo,
perforé la luz,
ahondé el misterio.

Para nada, ahora,
para nada, luego:
humo son mis obras,
ceniza mis hechos.

... y mi corazón
que se queda en ellos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada