miércoles, 18 de octubre de 2017

El cuento de los cuentos (o el Pentamerón)

Este año me he propuesto leer sobre todo mitología, colecciones de cuentos tradicionales y ensayo, y recomendar libros de este tipo en el blog. He empezado con mucho entusiasmo, a ver si logro que la cosa siga cuando lleguen los duros días de viaje y cuento (como los que vienen a partir de mañana y hasta final de mes). Pero vayamos al lío.
En estos días he leído El cuento de los cuentos (o El Pentamerón), una selección de 19 cuentos del libro de Giambattista Basile que hizo y tradujo Carmen Bravo-Villasante en 1992 para José J. de Olañeta Editor.


El libro de Basile, El cuento de los cuentos o Pentamerón, tiene, como su propio nombre sugiere, un total de 50 cuentos tradicionales que reescribió en dialecto napolitano y que se publicó, de forma póstuma en 1634. Es por lo tanto una de las primeras y más importantes colecciones de cuentos tradicionales (publicada muchos años antes que las de Perrault y los Grimm). Hay dos cosas que hacen que esta colección de cuentos sea tan interesante (y de muy recomendable lectura para los amantes de los cuentos tradicionales). Por un lado las versiones de los cuentos: son versiones recogidas 150/200 años antes de las que posteriormente se hicieron más conocidas, versiones muy poderosas, ricas, llenas de detalles sugerentes, versiones que aportan posibles significados y dan un nuevo sentido a los textos que ya conocemos; en suma, versiones muy muy interesantes que pueden servirnos para contar directamente o, mejor aún, para completar o enriquecer el arquetipo de los cuentos populares que nosotros conocemos o contamos (todos los cuentos valen como ejemplo, pero seguramente os llamará la atención "Sol, Luna y Talía", "La osa" o "Las tres cidras"). Por otro lado el lenguaje: la forma como está escrito este libro es exagerada, desorbitada, extravagante... y divertidísima, voy a mostraros un ejemplo. En el cuento de "La plantación de ajos" Belluccia se disfraza de varón y Narduccio sospecha que es una mujer pero no consigue saber, por más estratagemas que usa, si "es hembra o varón, si es prado liso o arbolado, (...) si es espetón o sartén, rodillo para la masa o criba, tortera o escudilla...", delicioso, y así todo el cuento.
Había leído algún cuento suelto de este libro y es ahora, cuando lo he leído entero, cuando me he dado cuenta de que faltan 31 cuentos más, así que ya estoy buscando una edición completa del Pentamerón para mi biblioteca. Aun así esta edición es muy interesante, ya sea por el prólogo de Carmen Bravo-Villasante, ya sea por la traducción estupenda, ya sea por la selección de los cuentos. No dejéis de leerlo.
Saludos

2 comentarios: