miércoles, 5 de septiembre de 2012

De la recuperación del folclore en la escuela

Conocemos muchas experiencias en las que el folclore y la escuela van de la mano: actividades con textos tradicionales, revitalización de juegos tradicionales, cantares, actividades de narración oral de alumnos mayores con pequeños, etc.
Pero sin duda una de las actividades de esta siempre necesaria y buena relación entre folclore y escuela es la de recopilación de textos tradicionales. Hoy mencionaré brevemente algunas experiencias en este sentido que tal vez os resulten interesantes.
En primer lugar os quiero hablar del IES Augustóbriga, en el que alumnos de secundaria recogieron textos diversos de tradición oral y la publicaron en su web, se trata del programa La memoria sumergida, y el resultado es maravilloso. Aquí podéis ver que no exagero un ápice en esto que digo.
En segundo lugar quiero citar un libro extraordinario y difícil de conseguir titulado La ciudad oral, un libro coordinado por José Manuel Pedrosa y Sebastián Moratalla con varios profesores de institutos de ciudades del sur de la Comunidad de Madrid quienes, a su vez, trabajaron con sus alumnos para la recopilación de textos. El resultado, publicado en formato libro por la Comunidad de Madrid, es espectacular. Una recopilación maravillosa llena de leyendas urbanas, cuentos, sucedidos, etc., de la más pura tradición oral. Más información sobre este libro aquí.
Otra experiencia (que ha sido la que me ha animado a escribir este post) viene al hilo de esta propuesta coordinada por Antonio Rodríguez Almodóvar con doce centros de Primaria de la provincia de Huelva y que he conocido gracias a estos dos artículos (este y este) difundidos hoy por el Centro del Cuento de Guadalajara.
Por supuesto también hay espacio para la recopilación de tradición en Educación Infantil y primeros ciclos de Primaria, en este sentido, la propuesta más conocida es la de los libros viajeros, libros en blanco que van pasando por las casas de los alumnos y que, en su periplo, van llenando sus páginas. Se pueden hacer libros viajeros de muchos temas (sobre los niños, sobre recetas, sobre noticias...), pero a nosotros nos interesan especialmente los libros viajeros relacionados con el folclore (que habita en cada casa): canciones de cuna, retahílas, romances, trabalenguas, adivinanzas, cuentecitos, sucedidos, etc. Lo interesante es que estos libros, además de recoger textos en las casas, implican revitalizar la oralidad y la tradición en la escuela y, también, en la familia. Imprescindible.

Hay, como os decía al principio, muchas otras posibilidades para trabajar el folclore y la tradición en la escuela. Hoy, de momento, me limito a dar estas pinceladas sobre recopilación.
Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada