jueves, 10 de diciembre de 2015

Los cuadernos de Violeta

Esta mañana leí tres libritos que el amigo Pepe Maestro acaba de publicar en Edelvives, se trata de Un paseo por el río, Sorpresa en la granja y La cabaña del bosque, los tres cuentan con ilustraciones de Mercè López y son los tres primeros números de una colección: Los cuadernos de Violeta.


Las aventuras que Violeta vive en la granja de su abuela, con Barbas el viejo mastín y otros animales (como Sócrates, el mulo) están llenas de algo que el autor describe, en boca de la abuela, como "el mundo de los matices" (aunque en el libro lo hace en un contexto bien concreto). Estos libritos están elaborados con tramas sencillas, hermosas, en plena naturaleza, donde la felicidad resulta tan cercana, tan posible. En los tres casos hay, además, al final un par de páginas con algunos detalles informativos sobre animales, árboles y otros protagonistas de las aventuras vividas por Violeta.
En Un paseo por el río Violeta navega con su balsa por el río, nos muestra su cueva secreta y se topa con un cazador furtivo (me encanta Barbas y el papel que juega en la resolución de esta historia).
En La cabaña del bosque llegamos hasta el pinar en el que Violeta ha hecho su cabaña, conocemos a un conejo y vamos a buscar piñones (a pesar de la niebla que amenaza con tragarse todo).
Y finalmente en Sorpresa en la granja asistimos al parto de la burra y al mundo de los matices que se despliegan una vez se nos ha acostumbrado la nariz al olor del estiércol.
Para quienes conocemos a Pepe y sabemos de su historia de amor con la Granja Escuela Buenavista podemos sospechar que muchas de las historias y personajes aquí presentados están basadas en lugares y hechos reales, y conocemos además un antecedente épico de los animales de esa granja: la inolvidable Alfonsina, una vaca con mucho carácter que nos ha hecho reír tanto en sesiones de cuentos contados por el propio Pepe como en momentos de lectura (Alfonsina está publicado por Palabras del Candil, con ilustraciones de Lourdes Quesada).
Pero volviendo a Violeta y sus cuadernos, estos libritos me han resultado deliciosos: la historia está contada con una prosa muy cuidada (y silenciosa); las aventuras son, como dije antes, sencillas y cercanas; y el pequeño universo de lugares y personajes donde todo esto transcurre es un paraíso para la infancia.
Tres libros cuya lectura os recomiendo. Ideales para regalar a los pequeños de la casa y para soñar veranos con olor a hierba recién cortada, a rumor de arroyo y a atardeceres felices. Queremos más, Pepe.
Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada