martes, 3 de marzo de 2015

Reapertura del Teatro Moderno

En verano de 2012 la Consejería de Cultura de Castilla La Mancha (con Marcial Marín a la cabeza y Mª Dolores Cospedal de presidenta) cerraba el Teatro Moderno, las razones eran varias y contradictorias, y la intención clara: liquidar ese teatro o, en su defecto, privatizarlo. Pero no está esta ciudad como para andar cerrando espacios de cultura, y menos públicos, y mucho menos teatros como este tan pegado al latido de la ciudad. Afortunadamente las gentes de Guadalajara se movilizaron rápidamente y nació una Plataforma en defensa del Teatro Moderno que acabó por convertirse en la Asociación de Amigos del Moderno (y que incluía a personas y colectivos). Esa asociación ha sido la verdadera protagonista de tres años de reivindicaciones festivas y tenaces para que el teatro reabriera sus puertas. Durante estos años se han programado cinco ciclos de "En la puñetera calle" con teatro, música, cuentos contados, títeres, mimos, danza... además de muchos otros actos como proyecciones, brindis, cartas, rutas de las eras, abrazos, etc. Y al mismo tiempo, la Asociación de Amigos del Moderno ha insistido por todos los cauces legales (peticiones, reuniones con políticos, cartas, etc.) y posibles (prensa, redes...) para lograr la reapertura del teatro.


Personalmente, como artista (y también como público) de Guadalajara, me siento honrado de haber podido participar en varias ocasiones en diversas de estas propuestas: he contado en dos ocasiones en la puñetera calle, aquí en octubre de 2012 y aquí en abril de 2013 acompañado por Begoña Pereratambién he contado en el Mercadillo (a falta de teatro) para reivindicar su reapertura; he participado con AEDA en los dos minimaratones a las puertas del teatro (¡Ábrete Moderno! y ¡Ábrete Moderno! Insistiendo) y he asistido a muchas de sus propuestas culturales y reivindicativas.
Creo que es un buen momento para recordar este vídeo que hicieron mis hijos Juan y Miguel con su amigo Lucas sobre la reapertura del Teatro Moderno: este, creo, ha sido el espíritu festivo y reivindicativo de estos tres años que ha dado sus frutos.


Me siento orgulloso de formar parte de un colectivo que se ha movilizado ante el cierre de un teatro. Me siento feliz porque en estos tiempos aciagos la ciudadanía ha ganado una batalla. Y no me siento especialmente decepcionado por esta reapertura en la que los políticos (tanto quienes cerraron el teatro como quienes, tras años de presión decidieron asumir la gestión del mismo -al menos hasta mayo-) quieran ahora salir en la foto (a un par de meses de las elecciones, qué casualidad) y no hayan tenido la decencia de invitar a ningún representante de la Asociación de Amigos del Moderno ni hayan permitido que esta sea una fiesta de la ciudadanía ni, por supuesto, hayan programado apenas (salvo alguna honrosa excepción) a compañeros y artistas de la ciudad que tanto tiempo han bregado por esta reapertura (especialmente llamativo resulta que no readmitan al CineClub a su espacio habitual, es más, que contraprogramen en su horario). Estos gestos, señoras y señores políticos, les retratan: por eso no me decepcionan, hace rato que sabemos cómo son ustedes y qué lejos están de la gente. Hoy lo explicaban muy bien Pepa Bueno y Jesús Blanco en la SER a nivel nacional, no dejéis de escuchar estos segundos de noticia:


Nos veremos hoy a las 20,30 en la Taberna Porta Gayola, al lado del Teatro Moderno, para brindar por su reapertura con las gentes de Guadalajara.
Saludos

PD: Añado este estupendo y completo post del blog de Isra Calzado: "Cultura por encima de nuestros políticos" y vuelvo a enlazar el artículo de Rubén Madrid: "Los gorrones del Moderno". No dejéis de leerlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada