miércoles, 11 de mayo de 2016

La flor púrpura

Hace un par de meses que leí una reseña de La flor púrpura en Babelia, en el artículo se hablaba de las charlas TED que su autora había impartido y entonces recordé una que hace meses (si no algún año) que ya habíamos compartido en las redes de AEDA (y que incluyo al final de esta entrada). Y no hace ni un mes cuando mi amiga Dorleta me insistió para que leyera este libro. Así que, cuando me di cuenta, ya lo tenía en las manos y estaba abriéndolo.
Acabo de leer La flor púrpura, un libro de Chimamanda Ngozi Dichie, traducido por Laura Rins Calahorra y publicado por Random House.


El libro nos cuenta la historia de una familia de clase alta en la Nigeria de los años noventa. El padre es un hombre muy religioso (cristiano) y muy rico, con empresas y un periódico (opositor al régimen dictatorial que acaba de imponerse en el país), que maneja con mano de hierro los días de su familia: su esposa, una mujer maltratada; sus hijos Jaja y Kambili (la verdadera protagonista del libro) a los que exige y controla continuamente; su padre, con el que ha cortado toda relación por ser "pagano" (o tradicionalista). Este hombre tan terrible y duro para con su familia es una persona ejemplar para la comunidad (por sus aportaciones económicas, por su oposición al régimen...).
Sin embargo algo sucede cuando Jaja y Kambili van a visitar a su tía Ifeoma y a sus primos: allí, alejados de la opresión y el control paterno, pueden respirar, florecer, reflexionar sobre sus días. Nada volverá a ser igual tras este viaje (para ninguno de los personajes, ni allá ni acá) porque la situación será insostenible al mirarla desde esta nueva óptica que habilitan la risa y la libertad.
Esta es una novela poderosa armada con unos personajes inolvidables (Kambili, Jaja, la tía Ifeoma, el padre, el sacerdote Amadi, los primos...) que van avanzando cada uno en su propio viaje y elaborando una trama unitaria y muy rica. La historia está contada con grandísimo magisterio, tanto en su estructura como en su estilo (rico, colorido, es un gran viaje desde la primera a la última palabra), y se articula, como dije antes, a través de unos personajes maravillosos (coherentes, verosímiles, con diversidad de voces y miradas, pero sobre todo unos personajes inolvidables), especialmente Kambili (a la que oímos pensar mucho más que hablar).
Tiene además esta novela alguna cita relacionada con la narración oral:

"–[los primos] han ido a ver a Papa-nnukwu [el abuelo] y él ha empezado a contarles una de sus historias. Y ya sabes que no termina nunca.  (...)
No sabía que Papa-nnukwu contara historias interminables. Ni siquiera sabía que le gustara contar historias." (p. 78)

"–¡Cuéntanos la historia de por qué las tortugas tienen el caparazón estriado! –insistió Chima.
Papa-nnukwu se aclaró la garganta.
–Hace mucho tiempo, cuando los animales hablaban y los lagartos escaseaban (...)" (y durante las páginas 157 a 160 el abuelo cuenta este delicioso cuento).

Y hablando de cuentos, aquí os dejo el vídeo prometido en el que esta autora habla del peligro de una historia única, no dejéis de disfrutarlo.


En suma, una novela deliciosa, una lectura que es un regalo y que os recomiendo encarecidamente.
Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada