jueves, 19 de julio de 2012

Gracias

Hoy recibí una llamada de alguien que se había enterado que iba a contar este viernes a Benicàssim y, sabiendo lo mal que está la situación (la crisis, la subida de impuestos, etc.), me ha ofrecido desinteresadamente su casa para que por lo menos pudiera ahorrarme los gastos del alojamiento.
Me he quedado anonadado, tanto que, después de agradecérselo y decirle que no hacía falta (tengo familia a una hora de distancia en coche), cuando hemos colgado me he dado cuenta de que no le había preguntado ni el nombre.
Como sé que está suscrita al blog escribo esta nota: para darle las gracias de nuevo y para decirle que me ha emocionado mucho su ofrecimiento.
Mi fe en el ser humano es enorme (a pesar de algunos especímenes que nos gobiernan), llamadas como esta de hoy confirman y refuerzan esta fe. Los tiempos duros los vamos a salvar así, arropándonos unos a otros.
Muchas gracias.
Abrazos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada