lunes, 25 de abril de 2016

Ver el cuento

La semana pasada estuve contando en el IX Salón del Libro Infantil y Juvenil Ciudad de Orihuela, pasé dos días allí trabajando con profesorado y con chavales de primaria. Al terminar la última función en un teatro lleno con 240 niños y niñas de 2º y 3º de primaria, y mientras los grupos se organizaban para ir saliendo de la sala e ir volviendo a sus respectivos centros, vi a una niña que, muy decidida, venía hacia mí.


Una vez ya subida al escenario se me acercó y me dijo: "¿Podemos volver mañana a ver otra película?", ante mi mirada sorprendida insistió: "¡A que nos cuentes otro cuento!". No se me ocurre prueba más elocuente de que la narración oral activa el pequeño cine interior de quien nos escucha (tal como explica tan claro Pepito Mateo en su libro El narrador oral y el imaginario) y de que este trabajo nuestro tiene que ver mucho con el de director de cine y poco con el de actor
Cosas como estas son regalos que a menudo nos da este pequeño gran oficio nuestro.
Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada