lunes, 17 de octubre de 2016

Dos de trenes

Tengo encima de la mesa de trabajo dos libros álbum deliciosos por los que transitan trenes, muchos trenes. Voy a hablaros brevemente de ambos pero, sobre todo, voy a invitaros a que los abráis y disfrutéis de su lectura.

El primero de ellos se titula Locomotora, está escrito e ilustrado por Brian Floca, la traducción es de Marta Morros y está publicado por Planeta deAgostini. Este libro fue merecedor de la medalla Caldecott (ahí es nada).


Este libro es un viaje cruzando Estados Unidos de América con la primera gran línea que unió las dos costas (terminada el 10 de mayo de 1869). Está tan bien escrito, tan bien contado, que es abrir el libro y empezar a oler a humo de caldera (a veces de carbón, a veces de leña), a vapor, a aceite de bielas, a polvo de las grandes praderas... Es en verdad un viaje fascinante, contándonos cómo eran esos largos viajes atravesando todo un continente en el último tercio del siglo XIX. Es un libro informativo, nos da muchos datos (¡tan bien contados!) engarzados en las varias historias que se trenzan a lo largo de sus páginas: la de la construcción y el funcionamiento de aquellas máquinas poderosas y sus caminos de hierro; la del viaje transcontinental lleno de curiosidades y aventura (un viaje que, gracias al tren, se redujo de seis meses a seis días); y la de una familia que viaja en ese tren por un motivo que al final conocemos.
En verdad este libro me ha parecido delicioso, un viaje en el tiempo, un billete para subir a un tren que es una pura aventura.

El segundo de los libros que traigo es un libro álbum titulado Trenes, está escrito por María Teresa Andruetto e ilustrado por Istvansch y publicado por Alfaguara.


Nos cuenta una historia de amor que sucede en un momento en el que dos trenes se cruzan y, a causa de ese amor, algo sucede en ambos trenes y en sus trayectos (algo que no desvelaré, claro). El punto de partida de este cuento (un hermoso poema) es una cita de Ramón Gómez de la Serna.
Me encanta este cuento, la sencillez con la que cuenta una historia de amor que sucede en el tren (en dos trenes, en verdad). Hace algo más de un año que me enamoré de este texto gracias a una estupenda versión de vídeo-cuento que hicieron las narradoras de Verdevioleta Cuentos (y que os dejo aquí debajo).


Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada