sábado, 1 de octubre de 2016

¡Qué asco de bichos! El Cocodrilo Enorme

El pasado lunes Sole, la bibliotecaria de Tarancón, recomendó por la radio este librito de Roald Dahl: ¡Qué asco de bichos! El Cocodrilo Enorme, con ilustraciones de Quentin Blake, traducciones de María Puncel y M. A. Diéguez y publicado por Alfaguara. Roald Dahl es uno de mis autores favoritos.


Conocía la edición antigua que no incluía el cuento de "El Cocodrilo Enorme", y sólo estaban las disparatadas rimas (qué trabajo estupendo el de los traductores con los textos de Dahl) de animales verdaderamente horribles (aunque algunos de los niños protagonistas, ay). Esta primera parte del libro con poemas del cerdo, el cocodrilo, el león, el escorpión, el oso hormiguero, el erizo, la vaca, la rana y el caracol y "el bicho de mi tripa" es desopilante, con situaciones divertidas (y nada políticamente correctas, tal como suele ocurrir con los textos de este autor galés) en las que no se eluden los malos ratos o los personajes malvados. Al ser una selección variada de textos unos te pueden gustar más que otros, personalmente he disfrutado de lo lindo con el del cocodrilo, el del león y los de la vaca y el erizo, por elegir algunos, es que bien podría haber señalado otros igual o mejores.
Esta edición además incluye el cuento de "El Cocodrilo Enorme", un texto bien interesante porque aunque todos los cuentos de Roald Dahl son bastante contables, este tiene una estructura esencialmente oral (de ida y vuelta) con una resolución estupenda (gracias Mariaje por señalarme este cuento) y en el que hay, además, algo que lo hace diferente con respecto a otros cuentos de Dahl: son otros animales los que ayudan a los niños, no hay un protagonista (débil) que se enfrente con astucia ante el malo (y poderoso).
En suma, un libro estupendo, como todos los de este autor imprescindible.
Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada