miércoles, 17 de octubre de 2012

Blaise Cendrars

El pasado lunes estuve en Madrid, tenía una reunión de trabajo (un proyecto muy interesante del que os hablaré más adelante si todo sale bien, cruzad los dedos). Aprovechando, pude acercarme a ver y pasear por la nueva gran librería que han abierto en Callao: La Central.
Me gustó la librería, me pareció que, a pesar de ser bastante grande, resultaba acogedora y cercana. No estaba masificada y me pareció, en una primera impresión, que la selección de libros era bastante interesante. Aun así eché de menos algunas cosas como: más variedad de editoriales en el rincón de la LIJ; o un espacio dedicado a la literatura erótica; o algún libro de Palabras del Candil ;-)). Pero en general me llevé una buena sensación de mi primera visita.


Todo esto viene a cuento porque en mi paseo curioseando por la librería me topé con un libro estupendo: la Antología negra de Blaise Cendrars, traducida por Manuel Azaña (ahí es nada), edición a cargo de Jesús Cañete Ochoa, y publicada por Árdora ediciones.
De Blaise Cendrars hace años que tengo en casa como oro en paño un libro titulado Cuentos negros para niños blancos, ilustrado por Arcadio Lobato y publicado por Espasa Calpe en su colección Austral Juvenil (que dirigía Felicidad Orquín). Un libro estupendo y una de las primeras colecciones de cuentos africanos para niños, entre cuyos textos encontramos, por ejemplo, una variante estupenda de nuestro "medio pollito".


La vida de Blaise Cendrars es una novela de acción: aventuras, viajes insólitos, participación en la Gran Guerra, pérdida de un brazo, poesía, novelas, vanguardias... Pero hoy quiero resaltar aquí su papel fundamental como difusor de la tradición oral africana.
Si bien es verdad que durante el siglo XIX se iban publicando colecciones de cuentos africanos, estas eran vistas como curiosidades antropológicas o textos sin valor literario. Sin embargo, a principios del siglo XX, igual que sucedió con artistas como Picasso que hallaron en la pintura y escultura africanas una inspiración y un referente imprescindibles para su propia búsqueda (y por este motivo fueron revalorizadas y reconocidas), Blaise Cendrars se empeñó en mostrar la belleza literaria que también estaba en los textos de la tradición oral africana, de ahí la importancia de su Antología negra, publicada en 1921, que tuvo una estupenda acogida por parte de los lectores.


Fue Blaise Cendrars quien abrió esta puerta a los cuentos de tradición oral africanos, quien se empeñó en su conocimiento y difusión, quien mostró la belleza y riqueza de sus historias y formas.
Obviamente hoy en día hay muchas y muy buenas colecciones de cuentos de muchas de las culturas que habitan el continente africano, pero esta primera colección tiene un algo de fundacional, de punto de partida, de hallazgo, que hace que me resulte especial.
Además la edición es estupenda, incluye la conferencia de Blaise Cendrars "Sobre la literatura de los negros", un completo estudio crítico de Jesús Cañete, Bibliografía y un par de notas a la edición (de la editorial a la presente edición y del propio autor en su primera edición).
Una lectura en la que ya me hallo enredado. Imprescindible si te gustan los cuentos de tradición oral.
Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario