jueves, 11 de octubre de 2012

Marcel Gros

Hemos ido al teatro a ver el espectáculo La gran A... ventura, escrito e interpretado por Marcel Gros, un reconocido payaso catalán que lleva más de veinte años empeñado en hacernos reír. Cosa que, por cierto, consigue.
La verdad es que me interesan, obviamente por cuestiones profesionales, los espectáculos (de gran y mediano formato) en el que un único personaje llena toda la escena. Podéis leer la reseña que escribí hace no mucho aquí sobre La Odisea, de El Brujo, aunque hace años que trato de asistir a espectáculos de este formato: algunos los he ido reseñando (como por ejemplo esta breve nota sobre David Larible), y otros no (como aquel inolvidable espectáculo al que pude asistir en Madrid de Marcel Marceau).


Pero volvamos a Marcel Gros y su propuesta de hoy: un viaje que nos permite disfrutar de unos cuantos gags estupendos (fantástico el del faquir), divertidos (el del barrendero lo es, y muy fino, por cierto) y emocionantes (como la historia del primer payaso), paródicos (genial con el mimo y el Cirque du Soleil), etc.
La tramoya es algo ruidosa, con más elementos de los que usa, y con una estética que no me ha parecido especialmente atractiva. De cualquier manera saca buen rendimiento de los objetos que utiliza (Las telas, la letra A, los desatascadores...).
Marcel Gros hace un buen trabajo: el guión tiene guiños para todos los públicos y gustos, desde humoradas más bastas a puntadas de hilo fino bien traídas al contexto del espectáculo y al momento actual de crisis. Los gags incluyen elementos tradicionales del payaso y se nutren de otras artes escénicas: hay guiños paródicos de danza contemporánea, mimo, magia, títeres... y también hay incluso momento para la narración oral (cuando nos cuenta la historia del primer payaso).
Creo que el trabajo actoral es bueno. Además la entrega es completa y el desgaste notable, pero no deja de echar gasolina para que la intensidad del espectáculo no decaiga. Marcel Gros tiene muchas tablas y se mueve perfectamente en escena, incluso cuando tiene que reordenar la tramoya lo hace de manera que no resulta ruidoso en el contexto del espectáculo.
Me ha encantado también que al terminar se fuera a la puerta del teatro para saludar al público. Cercanía y agradecimiento para con el público que es, no lo olvidemos, el verdadero protagonista del espectáculo.
Un verdadero placer haber disfrutado hoy de Marcel Gros en el Teatro Buero Vallejo de Guadalajara.
Saludos

PD: Unos cuantos vídeos de Marcel Gros. Y su web.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada