lunes, 30 de diciembre de 2013

Adiós 2013, hola 2014

Se acabó. Apenas quedan dos suspiros para que termine este año difícil de crisis bestial y de ataque frontal contra lo público (servicios sociales, educación, sanidad, cultura...). Para mi oficio no ha sido diferente, puedes ver el breve informe que elaboramos en AEDA: Contar en 2013.
Sin embargo, para esta última entrada de 2013, quiero recordar las cosas buenas que este año he vivido, momentos especiales, emocionantes, intensos... como estos:

En ENERO conté en Guadalajara, en el Viernes de los Cuentos, y puse en marcha una sesión que he vuelto a contar en varias otras ocasiones a lo largo de 2013: "Cuentos para tres", un espectáculo de narración oral especial, complejo, un reto que me ha dado muchas alegrías. Aquí hablo de esta sesión con más detalle.

En FEBRERO estuve escribiendo un artículo que vería la luz el siguiente mes (con motivo del 20M - Día de la Narración Oral) y que abriría todo un bloque de reflexión en mi web dedicado a la figura del narrador oral. El artículo se centró en "La función social del narrador oral" y, meses después, vería publicada una versión más reducida en la revista chilena Había Una Vez.

En MARZO estrené la sesión de "La Cándida y el Molino Viejo" dentro del espectáculo (cuatro sesiones de algo más de una hora) de Selas. He vuelto a contar en más ocasiones este espectáculo maravilloso del que tenéis completa información aquí.

En ABRIL pasé una semana fantástica contando con Begoña y continuando con nuestra experiencia de mentorado. Explicamos esta propuesta de formación en narración oral aquí. También en abril conté en la puñetera calle con la Asociación de Amigos del Moderno, una sesión muy especial.

En MAYO celebré un año de cuentos tuit y la publicación de un nuevo artículo sobre la figura del narrador oral: "El narrador oral: definición y clasificaciones". Además en mayo volví a Gran Canaria a contar por la isla, son muchos años yendo y dejando allí palabra y raíces.

En JUNIO impartí un curso monográfico sobre repertorio para narradores orales en Ezcaray. Otro reto que supuso muchas horas de preparación y que resultó muy satisfactorio. Ocurrió también en junio que desde AEDA conseguimos movilizar a cuentistas de toda España para pedir la apertura del Teatro Moderno. Fue muy emocionante. Por supuesto, vivir el Maratón de Cuentos de Guadalajara también fue, un año más, hermoso.

En JULIO pasé todo el mes reactivando la editorial Palabras del Candil, ha merecido la pena porque han empezado a publicarse libros maravillosos después de tres años casi inactivos. Puedes ver más información en el blog de la editorial. Ah, y la sesión de cuentos eróticos en Segovia, en el festival de la Luna Verde (donde hubo gente que hizo hasta dos horas de cola para escuchar los cuentos), fue también inolvidable.

Ocupé todo AGOSTO entre paseos y escritura (terminé dos novelitas algo más largas y varios proyectos más breves). Y además en este mes se publicó ¡Maldito diente!, libro álbum que ilustró Amrei Fiedler y que ha publicado OQO. Nos está dando muchísimas alegrías. También en agosto tuve unas sesiones muy especiales en Zamora (en el Festival de Cuentos Eróticos) y en Sabiñánigo.

El mes de SEPTIEMBRE suele ser de preparación de proyectos, pero también es de asamblea de AEDA y, en esta ocasión, de participar en las jornadas de Animación a la lectura de Fuenlabrada que organiza el colectivo Abanico. Una fiesta siempre.

En OCTUBRE disfruté contando por lugares bien dispersos de la geografía, pero quiero destacar la semana que pasé contando por Zaragoza, las sesiones por Jaén y, en especial mi paso por el CONTesCOLTES, la única muestra de narración oral que hay en España.

Llegó NOVIEMBRE y con él el número de CLIJ en el que se publicaba un artículo mío: "Vivir / Desvivir días", en él comparto muchas reflexiones e inquietudes de mi trabajo con los más pequeños en estos días. También en este mes abrí, tras varios meses de trabajo, las versiones en inglés y en francés de mi página web.

Y por fin DICIEMBRE con dos momentos muy especiales: mi paso por el Festival Internacional del Cuento de Los Silos donde participé de una fiesta de la palabra que me dejó muy sorprendido y emocionado. Y la publicación tras casi dos años de trabajo del tercer número de El Aedo, la revista de la asociación, un monográfico dedicado a la formación de los narradores orales. Un trabajazo y, de nuevo, un reto que hemos superado juntos los compañeros y compañeras de AEDA.

Todo el año, bien intenso: contando y contando (muchos momentos y sesiones que no caben en esta breve crónica). Y también, si sigues este blog, leyendo y leyendo. Incluso escribiendo y escribiendo. Y sobre todo un año lleno de encuentros felices con amigos y amigas.

Ojalá 2014 venga lleno de estupendos libros que leer, reflexiones que compartir, cuentos que contar, paisajes que soñar, amigos y amigas con los que disfrutar.
Hola 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada