jueves, 26 de diciembre de 2013

Los hijos de Anansi

Creo que fue Noemí quien me habló de este libro escrito por Neil Gaiman y titulado Los hijos de Anansi, la traducción es de Mónica Faerna y mi edición es del sello Roca Editorial en su sello de bolsillo.


¿Qué pasaría si uno de los protagonistas indiscutibles de muchos cuentos tradicionales africanos, la araña (Anansi), se hiciera carne y paseara por nuestras calles y nuestros días?, ¿y si además tuviera un hermano (tan opuesto a la ingeniosa Anansi)?, ¿qué maravillas y no tan maravillas podrían ocurrir?
Esta novela se adentra en un supuesto así, retoma los personajes de los cuentos (de los principios de los tiempos) y los trae a nuestros días.
Aunque en un primer momento podría parecer que los protagonistas de esta novela serían los cuentos y la tradición oral, no es así. Se trata de una novela con sus enredos amorosos, sus intrigas policiacas, algún asesinato... sin embargo esto ocurre de manera natural y verosímil mezclando planos de realidad cotidiana y planos de ficción: los personajes de los cuentos en su mundo de cuentos, los muertos que no terminan de marcharse, las casualidades imposibles, las historias (y canciones) que nos cuentan y ordenan el mundo y los días...
Esta lectura ha sido muy entretenida y me han gustado muchas referencias a los cuentos contados y cantados (y a la tradición oral africana), para muestra aquí van algunos botones:

"Esta historia comienza, como casi todas las cosas, con una canción.
Al principio sólo existían las palabras, y llegaron acompañadas de una melodía. Así es como se creó el mundo, como la nada fue dividida, como la tierra y el firmamento y los sueños, los dioses menores y los animales, todos ellos, tomaron forma corpórea.
Fueron cantados." (p. 13)

"En el amanecer de los tiempos, cuando todas las historias se contaban por primera vez, Anansi era una araña, siempre andaba metiéndose en líos y saliendo de los líos en los que se metía. (...) Anansi puso su nombre en los cuentos. Todos los cuentos eran cuentos de Anansi. En cierta ocasión, antes de que Anansi fuera el dueño de todos los cuentos, estos pertenecían al Tigre y eran tenebrosos y malvados, llenos de dolor, llenos de dolor, y ninguno de ellos tenía un final feliz." (p. 53)

"Puedo contar un cuento de modo que dure varias semanas. El secreto está en los detalles: los que cuentas, los que omites. Quiero decir, por ejemplo, si no describes qué tiempo hace ni cómo van vestidos los personajes, puedes ahorrarte la mitad del cuento..." (p. 286)

"Lo importante de las canciones es que son como los cuentos. No significan nada a menos que haya gente que las escuche." (p. 330)

He disfrutado viendo el proceso mediante el que el protagonista ha ido recuperando la voz y la resolución final de todo el conflicto: fantástico el momento en el que se pone a cantar (con el sombrero de su padre y su hermano junto a él) frente a los animales protagonistas de los cuentos. Muy emocionante y muy coherente con el personaje de Anansi y con la manera de ser y pensar de los cuentos tradicionales.
Una lectura estupenda para los que disfrutáis de los cuentos contados y de las novelas enganchosas y entretenidas.
Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada