sábado, 24 de enero de 2015

El último minuto

Hoy he terminado de leer (y releer y disfrutar) El último minuto, un libro de cuentos breves escrito por Andrés Neuman y publicado por Espasa-Calpe en 2001, edición que se agotó y que, afortunadamente, rescató en 2011 Páginas de Espuma.


El libro contiene un total de 24 relatos breves y un enjundioso apéndice para curiosos.
Los cuentos breves son pequeñas piezas de relojería en las que todo ha de estar perfectamente ajustado para que funcionen con precisión, y esta peculiaridad hace que el género de lo muy breve esté más próximo al de la poesía que al de la prosa. Es por eso que estos cuentos de Andrés Neuman funcionan a las mil maravillas, porque este hombre es un relojero de las palabras: cuenta cada uno de ellos con estructura bien organizada que ayuda a mantener la tensión narrativa desde la primera hasta la última línea, y por si esto fuera poco, están escritos con una prosa pulcra, precisa y rica. Con estos mimbres el escritor logra atmósferas completas con apenas unas líneas, cuenta historias intensas (con lo que dice, con lo que calla), elabora personajes que habitan esas páginas y sorprende con muchos de sus finales deslumbrantes.
Algunos cuentos me han dejado completamente noqueado y con una sonrisa feliz en los labios: "Rebobinando", "Ars volandi", "Amores rusos", "Continuidad en el infierno", "Primera luz"... ay, y más, más. Y por si todo esto fuera poco, el apéndice final es un festín para golosos. Una guinda de último minuto.
Es un placer volver a leer a este autor. Es un placer volver a leer cuentos escritos con tanto oficio y que cuya lectura causa tanta maravilla. Es un placer asomarse a Neuman. Siempre.
Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada