domingo, 17 de marzo de 2013

De estreno

Parece que anda todo medio listo para estrenar ya la nueva sesión de cuentos para adolescentes el próximo martes en Torres de la Alameda. De la preparación de esta historia (y sus historias) ya os he hablado en alguna otra ocasión: podéis ver esta entrada en la que doy bastante detalle.
Como otra de mis sesiones para adolescentes, las historias que contaré transcurren en el Selas ficticio de mi infancia, lleno de espacios reconocibles para escuchantes de sesiones previas (el cementerio, el molino viejo, la presa) y otros lugares nuevos (la resinera, la piscina).
Para esta sesión, además de imaginar, diseñar, contar(me) y escribir (para poder olvidar), he utilizado mucho internet en busca de información muy concreta, aquí tenéis algunas páginas consultadas:
De la resina y la resinera: aquíaquí y aquí.
Del molino: aquí.
Es interesante porque apenas he consultado libros. Desde luego ninguno para la elaboración de las historias, porque como ya os dije en la entrada al principio enlazada, de nuevo todas las historias son propias. Pero es que casi tampoco he utilizado ningún libro de consulta para la búsqueda de información de apoyo (cuestión de verosimilitud de las historias).
Es más, para algunas cuestiones muy puntuales (cuyas respuestas no llegaban por ningún lado) he contado con la ayuda, además de la información en la red, de gente que sabe mucho. Valga este ejemplo reciente. Para saber cómo se adulteraba tradicionalmente la harina recibí la ayuda de Susana (@webosfritos) quien retuiteó mi pregunta y así fue como Ibán Yarza (entre otros) me echaron una mano.
Aquí va la línea de tuits.


De Selas no he precisado buscar información, lo conozco bien. Pero os invito a que os acerquéis ya sea virtualmente, ya sea de paseo.
Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada