miércoles, 13 de marzo de 2013

Montañas en la cama

Aprovechando que me tenían que enviar unos libros desde el almacén, las amigas de OQO me han mandado una de sus últimas novedades: Montañas en la cama, un libro escrito por la narradora y también amiga Maricuela e ilustrado por Sonja Wimmer.


El libro nos cuenta la historia de Martín, un niño que sale de su cama y va al cuarto de sus padres pero, al estar la puerta cerrada, se queda escuchando. Es así como oye la excursión de sus padres que, por lo que se ve, tienen una montaña en medio de su cama.
O, si se prefiere, el libro nos cuenta la historia de los padres de Martín que van al cuarto de su hijo para ver si duerme, creen que así es, y luego se van a su dormitorio para hacer el amor. Ah, y dejan la puerta cerrada.
Así es como este libro trabaja claramente en dos planos distintos de interpretación dentro de un mismo discurso narrativo. Planos que se dan la mano en las últimas páginas, o eso intentan los padres del protagonista, hasta que escuchamos la fantástica exclamación de Martín, última línea de texto que, obviamente, no voy a desvelar.
Me interesa este libro por la historia que cuenta, por cómo la cuenta, por la propuesta que despliega, porque interesa a todos los lectores que están en el juego: a los niños que se mueven en el plano de Martín, a los que andan con un pie en cada lado de la puerta y a los que ya cruzaron ese umbral.
También me interesa el libro porque toca un tema muy poco común en los textos infantiles contemporáneos: el sexo. Ya sólo por esto merece la pena acercarse al libro y dejarse enredar por su propuesta.
Creo también que el trabajo de las ilustraciones, tan limpio y sugerente, tan alegre, suma al texto.
En conclusión el libro me ha interesado mucho, es más: ¡el libro me ha gustado mucho!
No dejéis de echarle un vistazo. Os lo recomiendo.
Ah, y si podéis, no dejéis de contárselo a vuestros hijos.
Saludos

3 comentarios:

  1. No lo dudes, Pep, lo leeremos con gusto seguro

    ResponderEliminar
  2. Ya me ha entrado la curiosidad... Lo buscaré en la librería para al menos echarle un vistazo

    ResponderEliminar
  3. Lo compré después de leer tu recomendación en twitter y lo leí ayer. Delicioso. Cuenta de una manera natural algo que mucha gente quiere hacernos creer que no lo es. Los diálogos de los padres y las conclusiones de Martín, geniales. Y las ilustraciones fantásticas.
    Absolutamente recomendable, pero te diría que primero a los padres, para que se les vaya un poco la vergüencilla y encaren el tema con sus hijos de manera más natural.

    ResponderEliminar