lunes, 29 de abril de 2013

Por los caminos de la tierra oral (y VI)

Bueno, pues terminó esta intensa semana en compañía de Begoña. De domingo a domingo cuentos en Guadalajara, Yebes, Torrejón del Rey (Guadalajara), San Clemente (Cuenca), Haro (La Rioja), Monreal del Campo (Teruel), Aguilar de Campoo (Palencia) y Valladolid. Más de dos mil kilómetros y un total de 26 sesiones de cuentos y una charla para profesores. Las sesiones han sido prácticamente de todo tipo (grupos cerrados o abiertos), público (de 0-3, 3-6, primaria, familiar, adultos) y espacios (escuelas, bibliotecas, teatros, cafés, carpas...). Sólo nos ha faltado el tramo de secundaria y algunos colectivos que también suelen demandar cuentos (por ejemplo, mayores).
De las 26 sesiones Begoña no contó en cuatro, las dos del martes (porque se quedó en casa haciendo repertorio-leyendo y oralizando) y el domingo (porque sólo teníamos un micro craneal y era complicado cambiarlo en medio de la sesión. Además ella estaba algo constipada después de la nevada y el bajón de las temperaturas).

Como podéis ver en las entradas (al final de este post os enlazo todas) hemos trabajado esencialmente estos temas:
  • Repertorio. Búsqueda y selección de nuevos textos. Y dentro del repertorio especial interés en: textos tradicionales, ritmo, música y poesía.
  • Centros de interés por edades (especialmente 0-3), imprescindible para asignar del propio repertorio los cuentos que se cuentan a los diversos públicos.
  • Oralización. A fondo con cuentos para adultos. Pero también con otros cuentos que ella ya contaba: seguir puliendo.
  • Narración con álbum. 
  • Juego y contexto. Diálogo escénico. Mucho trabajo para permitir que el cuento fluya de manera natural acorde con el público y el narrador: dejar que el cuento suceda sin perder hilo ni rienda, permitiendo que crezca y juegue y sea algo que ocurra y se sostenga entre todos.
Mi valoración es muy positiva. Begoña cuenta ya muy bien, es hora de pulir pequeños detalles que le permitan afianzar su propia voz (y apropiarse con naturalidad de los textos que cuente), afinar su ojo/olfato para la búsqueda de repertorio y coger agilidad en las herramientas propias del oficio (tanto de cocina como de escena). Es una lástima que no contemos con más semanas como esta a menudo, pero la distancia (ella vive en Gran Canaria) y la vida tienen sus propias exigencias.

Para mí, esta experiencia es muy especial. Me ayuda a reflexionar continuamente sobre mi trabajo, a preguntarme y repreguntarme cosas, a tratar de explicar cuestiones que, en ocasiones, doy por hechas. Estos periodos son vitaminas para mí, gasolina para muchos meses. Un regalazo.
Además compartir una semana tan intensa como esta es también algo maravilloso para mí: viajo mucho solo y, de pronto, contar con la ayuda de otra persona (para cosas tan elementales como colocar la escena, o conducir, organizar el viaje, o el día) o, sencillamente, comer en compañía o charlar de cosas de mi oficio con alguien que entiende perfectamente de qué estás hablando... es, insisto, un regalazo.
En suma, unos días felices, intensos y plenos. Ahora toca rumiar y seguir trabajando. Seguir contando.

Aquí os dejo los enlaces a las notas de todos los días:
Ojalá todas estas notas os resulten de interés.
Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada