martes, 30 de abril de 2013

Una rubia imponente

Acabo de terminar de leer Una rubia imponente, un relato largo de Dorothy Parker rescatado por la editorial Nórdica. La traducción es de Jorge Cano y las ilustraciones son de Elisa Arguilé.


El texto, publicado originalmente en 1929 en Bookman Magazine, es uno de los relatos más destacados de esta autora. Nos habla de Hazel Morse, una rubia imponente que parece va a alcanzar una cota aceptable de rutinaria felicidad pero, finalmente, no es así. Su vida acaba naufragando entre botellas con mensajes en blanco, hombres con risas hueras y días y noches atrapados en la bruma del alcohol.
El estilo desapasionado, casi indolente, quirúrgico, de la narración, hace que la historia contada dé más vértigo: impone esa frialdad, ese aparente abandono a su suerte (por parte de la autora) de los personajes (especialmente de la protagonista).
Personalmente no soy amigo de este tipo de historias con personajes autodestructivos (creo que ya leí bastantes en mi juventud ;-))), por eso sospecho que soy más difícil de atrapar, de convencer. De ahí que resalte que este libro me ha tenido enganchado desde la primera página, incluso en algún momento me han dado ganas de darle un grito a Hazel, de pedirle que cierre esa puerta, que tome otro camino... En fin, es una historia que te atrapa y te involucra, te convence. Te enreda. Desde el principio.
Mención a parte merecen las ilustraciones de Elisa Arguilé, ilustraciones que, al igual que ocurre con sus álbumes, se encuentran en continuo diálogo con el texto, sumando, retorciendo la realidad-ficción en la que ya habitan los protagonistas de la historia. Unas ilustraciones impactantes, sobrias, acordes con el estilo limpio y depurado de la autora del texto.
He hablado en este blog (en no pocas ocasiones, por ejemplo aquí) de libros álbum ilustrados por Elisa Arguilé, una artista que no deja de alimentarme y de sorprenderme. Una ilustradora maravillosa. Imprescindible.
Aquí os enlazo una reseña estupenda de este libro escrita por Anna Maria Iglesia para Revista de Letras.
Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada